Nuestra gastronomía es uno de nuestros más grandes orgullos; sin embargo, desde hace algunos años se ha estado reinventando. El reconocimiento por nuestros sabores, ingredientes y platillos es mundial, pero los chef de vanguardia están usando nuevos métodos para impulsar la evolución de la experiencia en la mesa.

Esto se está logrando gracias a la cocina molecular, una disciplina que hace uso de la ciencia para generar sorprendentes platillos con texturas poco convencionales, que son producto del gran ingenio que nos caracteriza.

Así, la cocina molecular es capaz de crear desde vistosos aperitivos en esferas de hielo hasta tacos al pastor hechos con papel de maíz, espuma de piña y perlas de cebolla y cilantro.

Innovaciones que reinventan nuestros sabores

Un ejemplo claro de esta tendencia aplicada a nuestros platillos es la quesadilla líquida, ideada por el chef Enrique Olvera. En ella, este clásico de la gastronomía mexicana, se transforma en una infusión de queso oaxaca y tortilla de maíz con un toque de espuma de cilantro que despierta los sentidos al probarla.

Otro plato distintivo de la cocina molecular nacional, es el cerdo bañado con salsa de canela y especias del chef Pablo Salas, quien con una pipa de motor eléctrico, deposita humo quemado con aceites esenciales sobre el platillo, liberando así un exquisito aroma al servirse en la mesa.

Asimismo, para los que gustan aventurarse con experiencias culinarias únicas, el chef Daniel Ovadía creó el ossobuco de ternera al pibil con espuma de cebolla y esferas de chile habanero, las cuales se consiguen a través un proceso químico que nos deleita.

La gastronomía nacional ha puesto en lo alto el nombre de México, al grado que la UNESCO la nombró Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Aún así no nos quedamos sólo con las tradiciones, sino que con ingenio y pasión la estamos reinventando a través de los distintos métodos que nos ofrece la cocina molecular.

Ahora que conoces esta nueva manera de degustar nuestro legado gastronómico, disfrutar al máximo su sabor maridando cada platillo con Sidral Mundet, que, al igual que la actual cocina mexicana, es reflejo de ingenio, pasión y esfuerzo #ALaMexicana.