Aunque resulte difícil de creer, la Torre Latinoamericana de la Ciudad de México es una pieza de ingeniería única en el país.