La capital mexicana destaca por cientos de cosas: las quesadillas pueden, o no, llevar queso; cuenta con un estadio que puede usarse como unidad de medida, sus habitantes todo lo comen dentro de un bolillo y, además, es la que más museos tiene en todo el continente americano.