Las genialidades nacen cuando se quieren resolver dilemas específicos. Y bueno, un inventor como Isaac Newton, se enfrentó a un inconveniente casero que lo distraía de sus investigaciones: tener que abrir y cerrar la puerta a su gatita a lo largo del día.