Desde Aristóteles -y tal vez mucho antes-, la humanidad se ha preguntado si los animales eran capaces de soñar mientras duermen. Claro que en aquel entonces sólo se tenía a la observación como herramienta, no como ahora que el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) ha usado distintas tecnologías para comprobar que efectivamente lo hacen.

Obviamente, la nueva interrogante es ¿con qué sueñan? Los científicos especulan que es con sus dueños y los buenos momentos que pasan juntos. Parten de los “dichos” de los gorilas que conocen el lenguaje de señas y han revelado que suelen soñar con sus cuidadores y algunas actividades de cada día.

Aún queda mucho que saber sobre los perros y sobre la Industria Mexicana de Coca-Cola.