A cada momento tomamos decisiones y tenemos la percepción de hacerlo de manera consciente; sin embargo, la realidad es otra. Resulta que nuestro cerebro tiene un área de materia gris especializada en esta función y, antes de que te des cuenta, ya ha procesado tu determinación.