El coloso de Santa Úrsula resulta ser útil como unidad de medida, pues su tamaño nos ayuda a visualizar el volumen de cosas que de otra forma no podríamos imaginar como: el aforo para diferentes eventos, la cantidad de lluvia (pues según Protección Civil, le cabe 1 millón de metros cúbicos), o el PET que se recicla en un país.

Por ejemplo, la Industria Mexicana de Coca-Cola es responsable de impulsar acciones que incentivan el reciclaje de PET en México, ayudados por sus plantas: Petstar e IMER. Su capacidad de procesamiento es de 85,000 toneladas de este material cada año, unas 4,000 millones de botellas, mismas que llenarían el Estadio Azteca 3 veces.

Pensando en el Estadio Azteca como unidad de medida nos es más fácil tener una referencia de si la cantidad que se nos dice es mucho o poco. Y al ser el tercer coliseo más grande del mundo nos permite tener una perspectiva de buen nivel.

No cabe duda que aún queda mucho por saber del Estadio Azteca y de la Industria Mexicana de Coca-Cola.