Seguramente sabes que todos nuestros productos tiene un código de barras, pero, ¿alguna vez has notado que en la parte inferior de cada lata, está impresa una serie de números y letras?

No creas que son caracteres al azar, pues cada uno de ellos es como una huella digital, gracias a la cual puedes saber distintos datos acerca de la elaboración de tu Coca-Cola, Fanta, Sprite, Sidral Mundet o tu bebida favorita de la Industria Mexicana de Coca-Cola.

Más allá de la fecha de caducidad, los códigos impresos en la parte inferior de nuestras latas representan una serie de recursos de trazabilidad que ayudan a seguir el proceso de manufactura de un producto en cada una de sus etapas.

Es mediante esos números que sabemos el día, mes y año de elaboración, así como la hora y hasta los minutos exactos de llenado; de qué lugar vienen los ingredientes de tu bebida, cuál fue la planta que la elaboró, además de la fecha de consumo preferente.

Gracias a este código somos capaces de rastrear absolutamente todo en nuestros productos y así estar preparados para gestionar cualquier situación potencial de crisis, teniendo la certeza de poder reconocer la procedencia de cada uno de los ingredientes que conforman tu bebida.

De esta forma, el saber exactamente el origen de las materias primas que usamos en cada bebida, nos permite ofrecerte una garantía de seguridad, así como una prueba más de los estrictos estándares de calidad que se manejan en la compañía.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que veas estos códigos, sabrás que realmente son como la cédula de identidad de tu bebida.