“Con el tiempo y la madurez, descubrirás que tiene dos manos: una para ayudarte a ti misma y otra para ayudar a los demás”, Audrey Hepburn, Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, 1989.

Dar la mano y ayudar a los demás es una acción que no cuesta nada, la empatía es un valor  que según el American Heritage Dictionary se define como “entender de forma íntima que los sentimientos, pensamientos y motivaciones de uno son fácilmente comprendidas por otro”.

Y seguramente has escuchado historias en la calle, transporte o que te han contado de personas ayudando a otras sin recibir nada a cambio, eso es ser empático, o incluso tú mismo has sido protagonista de ellas.  Ayudar a los demás nos da una gran satisfacción, sin importar si es a un niño, joven, adulto o anciano, ya que nuestro cuerpo libera hormonas de la felicidad llamadas endorfinas, que crean un sensación similar a si besas a esa persona que te gusta.

Ayudar te ayuda a ti

“No podemos ayudar a todo el mundo, pero todo el mundo puede ayudar a alguien”, Ronald Reagan.

Ver por otros y ser parte de cadenas de favores a diario nos puede beneficiar de varias maneras, algunas son:

  • Sentirse bien: Echar la mano a alguien nos causa satisfacción, liberando endorfinas que estimulan partes del cerebro que aportan sensaciones de felicidad.
  • Hoy por ti, mañana por mi: No es necesario que recibas de la misma persona a quien ayudaste, pero lo que sí es cierto que es si eres generoso tienes más probabilidades de ser ayudado cuando lo necesites. Las buenas acciones generan buenos resultados cuando no lo esperas.
  • Aumenta la confianza y autoestima: Cuando ayudas a alguien, te muestra gratitud y aprecio, lo que hace sentirte mejor y útil.
  • Reduce el estrés: Y no solo eso, sino que te llenarás de pensamientos positivos.

¿Qué hacer para ayudar?

Nelson Mandela, Gandhi, la Madre Teresa de Calcuta, entre otros personajes ayudaron a miles de personas con pequeñas y grandes acciones, y por eso son ejemplos a seguir.

Para ayudar no es necesario que tengas riquezas, solo necesitas un gran corazón, tiempo y compromiso. En Coca-Cola, estos valores nos caracterizan y trabajamos para tener programas que apoyen a las comunidades de nuestro país a desarrollarse de manera integral con los demás.

Un ejemplo de personas que se unen para que las cosas sean diferentes en todos los ámbitos y se lleva a cabo en la Industria Mexicana de Coca-Cola es la del Grupo Champions, que son colaboradores de la compañía que aman la responsabilidad social y brindan su apoyo a los programas de Fundación Coca-Cola.

Para ayudar te puedes unir a organizaciones y donar tu tiempo, o bien, hacerlo tú mismo con una actitud generosa, porque la solidaridad es la base de la sociedad. La pregunta más persistente y urgente de la vida la hizo Martin Luther King hace un tiempo: ¿qué estás haciendo por los demás?