Por: Liza Durón

Dicen por ahí que no necesitamos una fecha especial para celebrar a la mujer, especialmente el 8 de marzo. Y yo creo que tienen razón, ¿sabes por qué? Porque tenemos que celebrar y conmemorar el ser mujeres TODOS LOS DÍAS.

A cada hora y en cada momento, en cada logro por grande o pequeño que parezca es un buen momento para reafirmar que estamos llevando a cabo una acción que construye lo que somos y lo que seremos hoy, mañana y en unos años.

El 8 de marzo es una fecha conmemorativa que, para muchos, no representa alegría alguna, pero que para mí representa el resultado del trabajo de muchas mujeres que no me conocen, no me conocieron, ni me conocerán; pero querían que estuviera aquí y ahora, viviendo de manera libre y plena, cumpliendo mis sueños y, por supuesto, ayudando a que otras mujeres pudieran alcanzar su máximo potencial.

Estamos aquí tú, yo, tu hermana, tu novia, tu esposa y demás mujeres que te rodean, gracias a que alguien más decidió compartir su conocimiento, fuerza y pasión por lograr un cambio y otorgarnos herramientas necesarias para que pudiéramos cumplir nuestras metas.

Como mujer, y en mi opinión, no hay mejor forma de conmemorar esta fecha que apoyando y motivando a otra mujer a aprender algo nuevo, a lograr algo “imposible”, a perder el miedo o simplemente a acompañarla en algún proceso o momento clave en su vida.

Con una de estas acciones puedes transformar la vida de cualquiera de estas mujeres, y es que estar a su lado, puede provocar algo entre nosotros muy parecido a hacer magia.

Cuando hablo de magia, me refiero a esa sensación de sentirnos felices por haber logrado algo que creíamos imposible. Piensa en la última vez que no cabías de emoción por algo que hiciste: eso es magia. Magia es confiar en ti mismo, es creer en ti y si lo sientes puedes hacer cualquier cosa.

Durante todo el mes, y todo el año, me celebro a mí y a todas las mujeres que hacen posible que otras más puedan continuar soñando, creciendo y aprendiendo. Mujeres que convierten un no, en un sin fin de posibilidades y que demuestran lo inteligentes que pueden llegar a ser día con día, rompiendo estereotipos y paradigmas.

¿Quieres ser parte de todo esto? ¿Quieres iniciar un cambio en tu comunidad? ¿Quieres ser una mujer que genere impacto?

La mejor manera que tenemos para ayudar a otras mujeres, o personas en general, es empezar por nosotras mismas, convenciendonos de que nosotras podemos hacer cualquier cosa,  que somos poderosas y que nadie puede llevarnos a creer lo contrario.

“Cree en ti”, “comparte lo que sabes” y “agradece por lo que tienes” son las palabras mágicas que necesitas para iniciar una transformación extraordinaria en ti y en los que te rodean. Verás cómo en unas semanas no ves la vida como la veías antes.

Este día no pases por alto el extenderlo al resto del año, porque ser mujer es un homenaje que tenemos que hacer (y hacernos) todos los días.

Liza Durón


Emprendedora apasionada de otorgar herramientas de empoderamiento a las mujeres a través del amor propio y autoestima. Actualmente es mentora de proyectos de Mujeres y Educación Digital de la Fundación Mozilla, directora de la aplicación We Heart It en México y consultora privada de tecnología cívica, equidad de género, educación digital e innovación social para organizaciones de la sociedad civil.