Emprender un negocio o empresa es posible, aunque no debemos perder de vista que plantea una serie de obstáculos que hay que brincar; uno de ellos es la obtención del financiamiento y el otro, tal vez el más importante, elaborar un buen plan de trabajo.

Durante décadas, México fue un país más de empleados que de empleadores, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dice que en 2015 por cada 907 empleados había un empresario, sin embargo esa tendencia ha ido cambiando: un estudio realizado en 2016 reveló que casi siete de cada 10 preuniversitarios tiene como meta profesional emprender un negocio y ese mismo documento afirma que solamente dos de cada 10 jóvenes mexicanos entre 15 y 21 años de edad quiere ser asalariado.

Lo anterior nos dice que mucha gente quiere ser su propio jefe, tener independencia y hacer negocios, pero entonces aquí viene un pregunta clave, ¿cualquiera puede emprender o se nace con el talento para ello?

Aunque este tema se escucha cada vez más, emprender no es una moda, una empresa no se hace solamente con el fin de hacer dinero, de hecho ese podría considerarse un primer error, más bien tener el poder de decisión en un proyecto propio representa la gran oportunidad de hacer bien las cosas y analizar lo necesario para que tu sueño funcione bien y sea rentable.

Aquí te presentamos las características personales que debe poseer todo buen emprendedor:

  1. Debes tolerar el fracaso y saber lidiar con la frustración: esto es un requisito indispensable porque cuando eres el empleador en lugar de empleado, la incertidumbre en el mundo de los negocios es cosa de todos los días, así que prepara tu estómago contra reveses importantes.

  2. No busques ser jefe, sé un líder: un líder no tiene miedo a enseñar a hacer las cosas, comparte lo que sabe y así motiva, impulsa y hace crecer a su gente, los contagia y se involucra con su equipo, siempre.

  3. Tienes que hacer procesos de trabajo: por ahí dicen que los procesos no se cuestionan, se cumplen. Sin embargo esto no quiere decir que debes ser rígido, recuerda que algo que no es flexible se rompe. Promueve un ambiente y una cultura amigable en donde la gente se comprometa.

  4. Reconoce y recompensa: haz que tu gente se sienta parte de los éxitos del negocio, de igual manera cuando pasen por una mala racha, conviértelas en oportunidades e involucra a todos.

  5. Manéjate con humildad: la oportunidad de un negocio puede llegar de quien menos te lo imagines, por ello trata bien a todos tus clientes y proveedores. Además ello hablará bien de ti.

  6. Aprende a aceptar ayuda: muchos emprendedores creen que la empresa son ellos y en un acto de centralizar quieren hacer todo, no delegan y mucho menos piden ayuda. Recuerda que un buen líder escucha y ejecuta.

  7. Cuida tu imagen profesional: ser el dueño del negocio no quiere decir que no tengas disciplina, que seas un desordenado o llegues tarde. Algo que habla bien de tu imagen ante tus clientes y empleados es que seas organizado y comprometido; que para tus juntas uses infografías o presentaciones, que uses tarjetas de presentación, que tomes apuntes en las reuniones, sin olvidar que no debes descuidar tu aspecto físico.

  8. Cuida a tus clientes: por ahí dicen que la mejor publicidad es la que se hace de boca en boca, y ello es muy cierto, incluso se dice que un cliente satisfecho atrae a siete más. Entre tus prioridades haz algo que te ayude a mantener contacto y relación constante con ellos.

  9. Establece un equilibrio entre la vida laboral y la personal: este es un punto delicado, porque no puede ser tomado tan a la letra ni tan tajante. Cuando eres líder de un equipo gran parte de tu tiempo lo vas a dedicar a las cuestiones personales LABORALES de tu equipo; es decir, conocer qué los hace sentir preocupados, motivados o con inquietudes.

Emprende con Latin America Bridge


El reto de ser diferentes para crear algo nunca antes visto, apoyando a startups que apuestan por lo innovador, es el objetivo número 1 de Latin America Bridge. Un programa con el que Coca-Cola trabaja con emprendedores para integrar sus tecnologías a la Cadena de Valor de la Compañía, respetando siempre la propiedad intelectual de su propuesta.

En la primera edición de este programa, que surgió en Israel y llegó a México en 2016, participaron 10 empresas, que con todo la pasión por crecer se transformaron llevando su proyecto al siguiente nivel, haciendo de la sinergia con el Sistema Coca-Cola, la clave de su éxito.

Este año, viene la segunda generación y podría ser tu oportunidad de emprender y crecer con tu proyecto de la mano de Coca-Cola y Latin America Bridge, así que debes estar pendiente del lanzamiento de la convocatoria para que participes y seas parte de una nueva generación que construirá nuevos éxitos.