Hacer del ejercicio un hábito es más fácil si eliges una actividad que te parezca divertida. Si el gimnasio es para ti una “tortura”, puedes probar distintas opciones para mantenerte en movimiento. Ya sea andar en bicicleta, caminar por el parque, sacar a pasear a tu perro, barrer las hojas, subir por las escaleras en lugar de tomar el ascensor o practicar un deporte.

Aquí te damos cuatro pasos que podrían ayudarte a aumentar tu actividad física y a que adoptes un estilo de vida saludable.