Uno de los mayores desafíos al que todos nos enfrentamos al momento de adoptar un estilo de vida saludable es el gasto monetario, pues pensamos que se requiere destinar a ello una cantidad de recursos sustancial, especialmente cuando se cuenta con un presupuesto ajustado.

Por tal motivo, aquí encontrarás algunos consejos para administrar tus gastos y dividir tu presupuesto mensual en diferentes partidas que te permitan invertir en un estado de vida saludable. Después de esto no habrá pretextos para no activarse.

Si bien es cierto que existen algunos productos que son más costosos en comparación con los convencionales (los alimentos orgánicos son ejemplo de ello); también hay que tomar en cuenta que cambiar los hábitos alimenticios no necesariamente implica adquirir comestibles más caros. Y bueno, para comenzar a hacer ejercicio tampoco es fundamental un gimnasio.

Como primer punto la organización británica The Money Charity, expertos en el manejo y control del dinero, aconsejan organizarte, revisar cuáles son tus ganancias y gastos mediante los siguientes pasos:

  1. Identifica tu ingreso bruto; es decir, el total de lo que percibes quincenal, mensual y hasta anualmente, esto te servirá para tener un mejor control si tienes metas que requieran una inversión a mediano o largo plazo.
  2. Elabora una lista de tus gastos inmediatos y constantes, así como de tus necesidades: renta, teléfono, agua, luz, despensa, tarjetas bancarias, transporte, seguro médico, ropa, impuestos (en caso de pagarlos directamente tú), además de cualquier otra deuda y pago que debas hacer.
  3. De ser posible contempla gastos ocasionales como salidas, vacaciones y cumpleaños, entre otros.
  4. Es importante tener en cuenta también los llamados gastos hormiga, aquellos pequeños egresos que hacemos, casi sin darnos cuenta, pero que pueden convertirse en una gran fuga de tu capital. Por ejemplo, el paquete de chicles, el café, las propinas y cualquier otro egreso que parece mínimo.
  5. Tras realizar los anteriores pasos es momento de comparar lo que entra y sale de tu bolsillo, si tus ingresos son mayores que el total de lo que gastas, vas por buen camino. Replantea cómo manejar tu presupuesto y asigna una parte de éste en la adopción de un estilo de vida más saludable.

Tu alimentación también necesita ser planificada

Si planeas tus comidas podrías administrar mejor tu presupuesto y comprar cantidades adecuadas de los alimentos que vayas a consumir. Chris Kresser, experto en nutrición, recomienda comprar los básicos; es decir, los alimentos que son versátiles y puedes ocupar en una gran cantidad de platillos diferentes, como el ajo fresco, y el aceite de oliva, entre otros.

Indica que las verduras congeladas son tan nutritivas como las frescas, pero con la ventaja de que duran mucho más. Asimismo, asegura que comprar a granel te ayudará a ahorrar más, al igual que cocinar al por mayor, dividir las porciones y congelar las que no consumirás de manera inmediata.

¡Activate!

Ya que conoces algunos consejos para administrar mejor tu presupuesto y destinaste una parte del mismo a llevar una alimentación saludable, es momento de enfocarte en la actividad física. Hay dos opciones: costear un gimnasio que se acomode a tus necesidades. O, la otra opción, hacer ejercicio por tu cuenta con estos simples tips:

  1. Corre:  si vives cerca de un parque, actívate corriendo o trotando. De acuerdo con el estudio ‘Leisure-Time Running Reduces All-Cause and Cardiovascular Mortality Risk’, publicado en el Diario del Colegio Americano de Cardiología, los corredores tienen un 30% menos de riesgo de morir por una enfermedad cardiaca que quienes no realizan esta actividad.
  2. Camina: una investigación elaborada por la Universidad de Harvard, sugiere que caminar durante aproximadamente una hora podría prevenir el sobrepeso y sus consecuencias.
  3. Rueda en tu bici: si tienes una es momento sacudirle el polvo y comenzar a pedalear. Ya que además de mejorar tu estado físico, disminuyes el riesgo de infarto en un 50%, proteges tus articulaciones e incides positivamante en tu sistema inmunológico, tal como lo menciona el Doctor Froböse en su informe ‘Cycling and health compendium’, elaborado para la Universidad Alemana del Deporte.
En la Industria Mexicana de Coca-Cola estamos comprometidos con la promoción de estilos de vida saludable y esta guía te ofrece algunas que te podrían invertir en tu bienestar. Claro que también vamos más allá y apoyamos programas como Ponte al 100, que estructura recomendaciones de ejercicios y alimentación correcta para quienes así lo quieran, por supuesto luego de algunas mediciones sobre el estado físico de las personas.

Únete a las personas que están adoptando un estilo de vida saludable gracias a que se decidieron a invertir en su bienestar. No olvides que al México que queremos, llegamos entre todos.