Cuando despertar cada mañana resulta tan difícil que te sientes atontado y de mal humor, además de que durante el día experimentas somnolencia y no eres capaz de mantenerte alerta, quizá no estás durmiendo suficientes horas. O tal vez podría deberse a un trastorno del sueño muy frecuente: insomnio que te dificulta dormir te impide permanecer atento.

De modo que despertar se vuelve una pesadilla y comenzar el día es una tarea cuesta arriba. ¿Cómo resolverla? Lo primero es entender la dinámica del sueño. Cada noche, el organismo atraviesa por cuatro o seis ciclos que duran cerca de 90 a 120 minutos y que van del más ligero al más profundo. El ciclo de sueño profundo se alcanza entre las cuatro y las seis de la mañana, por eso despertarse a esas horas es más difícil.

Si necesitas dormir entre siete y ocho horas, pon el despertador de manera que te despiertes después de las seis, claro que para ello deberás acostarte alrededor de las 11 de la noche. Así, entre más temprano requieras levantarte, es importante que vayas a la cama antes.

Dormir suficientes horas es parte de seguir un estilo de vida saludable y es tan importante como seguir una dieta correcta y realizar actividad física de manera constante. La razón es sencilla: el sueño es igual de necesario, como el agua y el alimento, para que tu sistema nervioso, incluido el cerebro, funcione apropiadamente y que tu organismo construya defensas contra las enfermedades.

De hecho, la falta de sueño podría afectar la manera en que opera tu sistema inmune. De acuerdo con una publicación de la Clínica Mayo, mientras duermes, el organismo produce anticuerpos, células y proteínas que son necesarias para combatir enfermedades infecciosas (gripe, por ejemplo), así como la inflamación y el estrés. Su producción disminuye cuando tu cuerpo no obtiene suficiente descanso nocturno.

Duerme bien, descansa lo suficiente y prepárate para un nuevo día

Para que puedas empezar tu jornada con energía y totalmente alerta, muchas veces basta con adoptar nuevos hábitos. Aquí te ofrecemos algunos.

Sigue un horario regular: acuéstate a una hora fija cada noche y despierta a una misma hora cada día, incluso los fines de semana; eso evitará que se altere tu patrón de sueño y tengas dificultad para levantarte hasta los lunes. De igual modo, limita las siestas durante el día o, si no es posible, que no duren más de 30 minutos y tampoco las tomes después de las 15:00 horas.

En lugar de usar la alarma del despertador, despiértate con música. Un psicólogo de la Universidad de Cambridge diseñó una playlist ad hoc para sentirte con ánimo por la mañana.

Ejercítate a primera hora: este es otro recurso para energizar tu mente y tu cuerpo a fin de levantarte el ánimo. Si realizas actividad física por la tarde, procura hacerlo al menos un par de horas antes de irte a la cama.

La cafeína es un estimulante: por lo que una bebida con este ingrediente podría levantar tu ánimo por la mañana y ayudarte a empezar el día más alerta. En Santa Clara contamos con una gran variedad de opciones y seguramente habrá una que se adapte a tu estilo de vida.

Exponte a la luz solar: hazlo brevemente al iniciar el día y deja que el astro rey ilumine tu casa o tu sitio de trabajo tanto como sea posible. La luz interfiere con el sueño al inhibir la secreción de melatonina, hormona que ayuda a regular tu reloj interno y le indica a tu cuerpo cuándo es hora de dormir.

Medita conscientemente: es una técnica que ha probado su eficacia para combatir el estrés y la ansiedad que causan insomnio, según lo comprobó un estudio de la Universidad de Harvard. Implica concentrarte en tu respiración y en enfocar tu mente en el presente, dejando de lado las preocupaciones por el futuro.

Evita las cenas abundantes: las cenas abundantes, pues vuelven pesada la digestión se te dificultaría dormir. Tampoco bebas demasiados líquidos, porque seguramente tendrías que levantarte a lo largo de la noche.

Mantén tu habitación confortable: procura que se conserve a una temperatura agradable, pues demasiado calor o frío podrían impedirte conciliar el sueño. Además, procura que tanto tu ropa de dormir, como el colchón de tu cama sean cómodos.

Desconecta o apaga tus electrónicos: 30 minutos antes de irte a la cama di adiós a TV, computadora, teléfono móvil y tableta, porque resultan un estimulante para el cerebro manteniéndolo en estado de vigilia. En su lugar realiza actividades tranquilas y relajantes que te preparan para dormir, como tomar un baño tibio o escuchar música suave.

Mente clara, tras el descanso

Únete al grupo de personas que duermen lo suficiente porque quieren mantener su atención al máximo para elegir adecuadamente entre las diferente opciones que se le presentan cada día. De hecho, como queremos que tengas alternativa en cada una de tus selecciones, en la Industria Mexicana de Coca Cola ponemos a tu disposición nuestro portafolios de bebidas, que incluyen desde aguas, hasta bebidas bajas o sin calorías.

Descansa adecuadamente, elige la bebida que más se adapte a tu estilo de vida e invita a tus amigos a adoptar un estilo de vida saludable. Sé parte de #YoMeSubo en compañía de quienes más te importan, porque entre todos llegamos al México que todos queremos.