Don´t worry, be happy (No te preocupes, sé feliz) dice la canción, creada por el compositor de jazz Bobby McFerrin, que le ha dado la vuelta al mundo desde 1988 y que se ha convertido en el himno de millones de personas para invitarnos a elegir la felicidad en nuestras vidas.

Pero entrando en el plano realista y tratando de aterrizar lo más posible este concepto, existe una pregunta que surge de manera inevitable: ¿entonces la felicidad está a una sola decisión de obtenerla? Es decir, ¿de verdad la felicidad está al alcance de cualquiera?

De acuerdo a Facundo Manes, neurólogo y neurocientífico, la respuesta breve a ambas preguntas es un rotundo “sí”. Y es que los seres humanos somos los únicos seres vivos capaces de aumentar nuestro sufrimiento y de potenciar nuestro bienestar, gracias a nuestros pensamientos.

Cómo se obtiene el bienestar

Para decidir ser feliz, debemos renunciar a dos creencias en particular: la primera es que contrario a lo establecido en el discurso colectivo, la felicidad no es un estado que se da de inmediato ni por generación espontánea, sino que se va construyendo con base a un gran esfuerzo interior, del cual cada persona es responsable.

Y la segunda idea que debemos erradicar es que la felicidad es absoluta, es decir, tener la percepción radical de pensar que se tiene o no se tiene brinda una visión opuesta a cómo está conformada la vida, ya que en un mismo día podemos tener malestar y bienestar, de manera natural.

Con base en la ciencia de la psicología positiva, es posible alcanzar la felicidad por tres vías: al sentir placer, al sentir compromiso y al tener una vida con significado. De acuerdo a Manes, fundador del Instituto de Neurología Cognitiva(INECO) y presidente de la World Federation of Neurology Research Group on Aphasia, Dementia and Cognitive Disorders, es posible aumentar nuestro bienestar y felicidad a través de múltiples actividades.

Gracias a la neuroplasticidad, es decir, la capacidad de nuestro cerebro de crear conexiones neuronales ligadas a la experiencia, todo lo que hacemos puede producir cambios sobre nuestra percepción de nuestra realidad y nuestra vida en general. ¡Es como si hiciéramos ejercicio con nuestra mente!

Ayúdate a ser feliz

Existen algunas actividades que generan endorfinas y que contribuyen a que tengas un mayor bienestar emocional. Aquí te compartimos algunas opciones para que te subas a la ola del buen gusto por vivir.

1.- Spotify, no te acabes. ¡Despiértate con música! Prueba la lista de Wake Up Happy, que trae una compilación de las canciones que te pondrán de buen humor.

2.- El ejercicio es vital. Gracias a que genera endorfinas, una buena sesión de ejercicio físico puede ayudar a reducir la ansiedad y el riesgo a contraer enfermedades crónico degenerativas.

3.- Mejor afuera. En tus ratos libres elige caminar y escuchar tus pasos en un parque. Te aseguramos que te sentirás mucho mejor.

4.- Descubre tu respiración. En estos tiempos de correr y correr, unos minutos de meditación o bien, respiración profunda y en silencio, siempre serán bien recibidos por tu organismo.

5.- Por los pequeños placeres. Dedica unos minutos al día a cumplir un pequeño placer. Puede ser caminar sobre las hojas de un parque, tomar un vaso con agua helada, apretar las bolitas de plástico de burbuja, ¡lo que elijas!

6.- Baila cuando nadie te vea. O cuando todos te vean, no importa. Enciende tu canción favorita ¡y que empiece el movimiento! Canción recomendada: I Feel Good, de James Brown.

7.- También se vale cantar. ¡Qué importa que sólo lo hagas en la ducha! Al usar tu voz puedes facilitar el estado de relajación, así que ¡a cantar se ha dicho!

8.- Muestra tu sonrisa. Además de que te ves mejor, sonreír te puede ayudar a disminuir tus niveles de estrés :D

9.- Gracias, muchas gracias. Bien lo sabía el querido Chaparrón Bonaparte, personaje de Roberto Gómez Bolaños, cuanta más gratitud sientas, más feliz te vas a sentir.

10.- Piensa positivo. Dile adiós al Amarguetix que llevas dentro y sustitúyelo por la pregunta: ¿qué hay de bueno en esto que estoy viviendo?

11.- Basta de estar solo. Desconéctate un rato y sal a convivir con tus amigos al menos una vez a la semana. Está comprobado que cuando pasas por una situación difícil, tus seres queridos hacen que generes menos cortisol, la hormona que se activa por estrés.

12.- Hoy por ti, mañana por mí. Dar a los demás también te genera bienestar. ¿Qué tal si sólo para variar le haces un favor y ayudas a tu compañero de al lado?

13.- La curiosidad que no mató al gato. Quítate el miedo  hacia algo o alguien, porque seguro lo que deseas está del lado de lo que no te atreves. ¡Anímate a vivir!

14.-A reírse a carcajadas. Entra a Youtube y elige cualquier lista de videos graciosos, o simplemente entra a ver el último meme que te mandaron por Whatsapp. ¡El chiste es que te rías!

15.- Espejito, espejito. Párate frente a un espejo cuando estés solo y menciona en voz alta tres cualidades sobre ti mismo. Prueba decir diferentes características positivas cada vez que lo hagas.

16.- Vive el momento presente. Por un minuto, hazte consciente de tu respiración, siente la planta de tus pies, las palmas de tus manos y cómo palpita tu corazón. ¡Lo lograste! Mañana inténtalo por un par de segundos más.

17.- El baúl de los recuerdos. Dicen que recordar es volver a vivir, así que trae a tu mente algún pensamiento positivo que te haya hecho sentir muy bien, consérvalo por unos minutos y agradece por haberlo vivido.

18.- Juega con tu amigo de cuatro patas. Convivir con tu mascota también libera oxitocina, mejor conocida como la hormona del amor y que te hace sentir muy bien.

19.- Visualizar de manera positiva. Tienes un evento importante mañana, ¿qué tal si lo visualizas y te imaginas que fue todo un éxito? La clave es tener metas positivas.

20.- La famosa power nap. Dicen que la felicidad consiste en dormir lo suficiente, así que si quieres sentirte más concentrado y de mejor ánimo, un descanso de 20 minutos es suficiente para ti.

21.- Siempre creativo. Escribe un cuento, crea una canción o una melodía, haz un dibujo, el objetivo es que uses tu creatividad, ya que te produce bienestar y mejora tu confianza.

22.- Experimenta en la cocina. Parte de la creatividad y la curiosidad la puedes explorar para hacer la nueva receta que acabas de ver en Pinterest.

23.- Haz una carta. Decídete y escríbele una carta, un correo o un mensaje a ese alguien especial al que nunca le has dicho que lo admiras. Sí, a esa persona que estás pensando en este momento.

24.- Hacia el cielo. De noche, de día, ve las nubes, las estrellas o la luna; lo importante es que te hagas el tiempo para ver tranquilamente por media hora lo que nos regala la naturaleza.

25.- ¡Puras noticias de valor! Enfoca tu atención en las buenas noticias y haz un tablero o un documento con los titulares de las notas que te hayan generado buena vibra. ¡En Coca-Cola Journey tenemos esas que valen la pena compartir!

26.- Masaje de relajación. ¿Quién dijo que para un masaje se necesitaban dos? Presiona con la yema de tus dedos las zonas donde se concentra el estrés, como la frente, la nuca o los hombros y elimina la tensión corporal.

27.- Háblate con cariño. Escucha tu propia voz y si descubres que hay un autojuicio o te regañas, sustitúyelos por frases de aliento y aceptación hacia ti mismo. ¡Se vale echarse porras!

28.- Ataque de abrazos y besos. Abraza y besa por siempre. La cercanía con tus seres queridos puede tener un efecto positivo en tu estado de ánimo.

29.- Una dieta correcta. No olvides que comer lo que te gusta y disfrutarlo al hacerlo es básico. Elige sin miedo de acuerdo a tu estilo de vida. Si quieres saber cómo hacerlo de manera equilibrada, checa nuestra entrevista a Claudia del Bosque, Gerente de Salud y Bienestar de Coca-Cola México sobre balance energético.

Ahora sí, sentirse feliz no es tan complicado, ¿qué esperas para comenzar a sentirlo?