Dicen que a los mexicanos nos gusta “festejar comiendo” y sí, de hecho, nuestro país se caracteriza por una enorme riqueza culinaria. No son únicamente los ingredientes: la manera de prepararlos y el toque gastronómico, es lo que crea platillos deliciosos. El pan de muerto, el chocolate y las calaveritas no pueden faltar el 1 y 2 de noviembre en ofrendas y mesas del país.

¿Se valen? Claro, solo te recomendamos equilibrar tus comidas cuando consumas estas delicias para que tus hábitos saludables sigan por buen camino.

Pan de muerto: Dicen que es el “malo de la película”, pero no tiene porqué ser restringido de nuestra alimentación. Si observamos el Plato del Bien Comer, la Secretaría de Salud nos recomienda incluir al menos en cada comida una porción de cereales, pues aportan hidratos de carbono; es decir, energía para nuestro cuerpo. No es que diario podamos comernos un pan de muerto; sin embargo, si es una fecha especial puedes incluirlo en tu cena, procurando no consumir otro tipo de cereales: arroz, pasta o tortillas el mismo día, para que no se convierta en un exceso.

Bebidas: ¿chocolate o café? Puedes acompañar tu tradicional pan con un Café Santa Clara o un rico vaso de leche Santa Clara. Recuerda que si comes un poco más, ¡te tienes que mover más! Luego de disfrutar varias calaveritas, habrás elevado tu consumo de azúcares y sabemos que a mayor cantidad, se almacenarán en el cuerpo, por lo que “puedes empezar teniendo un balance entre las calorías que consumes y las que gastas para mantener el equilibrio energético”, comenta Claudia del Bosque, Gerente de Salud y Bienestar de Coca-Cola de México

No hay alimentos prohibidos, pero sí cantidades ideales para consumirlos. Checa estas recomendaciones:

  • Porciones pequeñas: Si te sirves una porción grande, seguro te terminarás todo. Pon en tu plato un poco menos de lo que crees que comerás y, si es posible, utiliza platos pequeños, para que la cantidad de alimento te parezca mayor.

  • Come despacio: Recuerda que la señal de que ya estás satisfecho tarda en llegar a tu cerebro aproximadamente 20 minutos después de haber terminado tus alimentos. Si comes demasiado rápido, seguramente te excederás. ¡Date el tiempo de saborearlo!
  • Prepárate: Por ejemplo, si sabes que la conmemoración de muertos es en la noche, trata de que tu desayuno y comida, sean ligeros. Antes de salir a tu reunión es recomendable que hagas una colación o refrigerio, pues si llegas con hambre terminarás comiendo de más.

Ahora sí, disfruta de nuestras tradiciones mexicanas tomando en cuenta que el equilibrio es la clave para tener un estilo de vida saludable.