Cada año, millones de mexicanos nos reunimos con familiares y amigos para celebrar un año más de la independencia de nuestro país y gritar a todo pulmón: ¡Viva México! Además, vemos ondear nuestra bandera tricolor y nos estremecemos de emoción al escuchar los nombres de nuestros héroes patrios: ¡Hidalgo, Morelos, Allende, Aldama y la Corregidora! (además de otros miles de hombres y mujeres que dieron su vida por un ideal).

Tras honrar su memoria, luego de entonar nuestro himno nacional, queremos celebrar y celebrar en grande; porque si de algo estamos orgullosos los mexicanos, es de pertenecer a este país, de su historia y de nuestra nacionalidad.

De manera que, para festejar nuestro pasado histórico nada mejor que una noche mexicana. Una noche de hermandad, que propicie la unión familiar, así como el acercamiento con nuestros amigos y vecinos. Una velada de fiesta y color en la que no pueden faltar nuestros platillos típicos, las bebidas que mejor se adapten a nuestro estilo de vida y, por supuesto, la música de mariachi.

Claro que para que la noche sea refrescante y cada quien tenga a su disposición la opción que más le agrade, en la Industria Mexicana de Coca-Cola les ofrecemos nuestro portafolio de productos en donde encontrarán desde agua, hasta bebidas bajas o sin calorías. De esa manera, todos podrán disfrutar de su sabor favorito y en la versión que mejor se adapte a cada uno.

¡Hora de festejar!

Pon manos a la obra y organiza una velada patria con lo mejor de nuestro México:

Decoración colorida: un ambiente apropiado para un festejo tan singular requiere vistosidad y, sobre todo, hacerle honor a nuestra bandera nacional. Así que la elección básicos son el verde, blanco y rojo; sin embargo, también es posible incorporar otros tonos con toques de rosa mexicano, amarillo y naranja en forma de papel picado, de piñatas y serpentinas. Banderitas mexicanas van de la mano de las cornetas, las matracas y el confeti.

Platillos y antojitos típicos: y para que la noche sea inolvidable es importante agasajar al paladar con lo mejor de nuestro menú tradicional. Deliciosos sabores presentados en cazuelas de barro: chiles en nogada adornados con el chispeante carmín de la granada; el clásico mole, de Oaxaca o de Puebla; el pozole rojo o blanco y la cochinita pibil son algunos de los platillos típicos que no pueden faltar, ni tampoco los tacos, las tostadas, las enchiladas, sopes y las flautas.

Sabores de la cocina tradicional mexicana, tan rica y variada, que ya ha sido considerada patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. Una aportación de México para el mundo.

Bebidas refrescantes: para acompañar los deliciosos platillos nada mejor que un agua fresca, ya sea de limón, horchata, jamaica o tamarindo, hay para todos los gustos. No olvidemos la ya tradicional bebida refrescante que forma parte de nuestra mesa gracias a su único e inigualable sabor: Coca Cola Original o el delicioso y tradicional Sidral Mundet. Claro que, si lo prefieres, también puedes optar por nuestras opciones bajas o sin calorías como, Coca-Cola Zero, Coca-Cola Light y Coca-Cola Life.

Una aventura gastronómica: la riqueza de nuestra gastronomía satisface cualquier gusto –hasta el de los paladares más exigentes y exóticos–. A ellos puedes ofrecer escamoles con salsa verde y aguacate; gusanos de maguey asados; chapulines con sal y limón... Son muchas las opciones que representarían una verdadera hazaña para muchos de nosotros. ¡Anímense!

Juegos tradicionales: después de la cena, es necesario tener un poco de diversión. Ya sea que observes la pirotecnia u organices una ronda de juegos de feria como: lotería, tiro al blanco, serpientes y escaleras; chicos y grandes hallarán momentos esparcimiento y convivencia. Incluso considera un concurso de disfraces, desde los trajes de charro, Adelita y china poblana, hasta los de personajes independentistas: Hidalgo, Allende, Aldama, o Morelos; claro que también pueden ser artistas y personalidades asociados con nuestra mexicanidad como Frida Kahlo y Diego Rivera.

La música de mariachi: la calidez y efervescencia de sus notas son indispensables para alegrar el ánimo y hacernos sentir más mexicanos. Este día no podemos dejar de escuchar: El jarabe tapatío, el Son de la negra, ni resistirnos a cantar a voz en cuello las que nos enchinan la piel: “… Es un sol, con penacho y sarape veteado, que en las noches se viste de charro y se pone a cantarle al amor”.

Si sigues estas sugerencias, seguramente tu celebración será todo un éxito, pues tendrás la oportunidad de compartir con familiares y amigos en un marco de júbilo patriótico. Es una fiesta en la que se desborda nuestra alegría, como no ocurre en ninguna otra.

¿Cómo podrás resistirte a ser parte de una comunidad que festeja en grande la independencia de su país? Únete a la celebración y comparte a través del HT #YoMeSubo los momentos de júbilo que ocurran en la mejor noche mexicana de tu vida.