UVB, UVA y SPF son siglas que aparecen en las botellas de los protectores solares, ¿pero sabes qué es lo que significan? La mayoría de las personas piensan que los productos con alto índice de protección solar podrían evitar el cáncer de piel y las quemaduras, pero la verdad es que ninguno puede impedir totalmente las consecuencias de exponerse a las radiaciones del sol.

Rayos ultravioletas

Hay dos tipos de radiaciones ultravioletas y, aunque ambas pueden causar quemaduras solares, cáncer y envejecimiento prematuro de la piel, cada una genera efectos distintos.

  • UVA o radiación A: Son rayos de onda larga, por lo que penetran sobre toda la superficie terrestre, atraviesan vidrios y llegan a la parte más profunda de la dermis. Sus efectos causan bronceado inmediato, pero su resultado es poco duradero. Estos rayos son capaces de generar radicales libres que provocan alteraciones celulares.
  • UVB o radiación B: Llega a la superficie de la tierra en un porcentaje mínimo porque es bloqueada por el ozono y el oxígeno de la atmósfera. Aún así genera daños en la piel y en la biósfera.

¿Cómo reconocer un buen protector solar?

Es importante leer la etiqueta del producto, por delante y  por detrás, para saber si cubre tus necesidades. Según las regulaciones de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), las etiquetas de los protectores solares que previenen todo tipo de daños a la piel indican que son de amplio espectro y que el SPF es de 15 o de un rango mayor.

El SPF indica el Factor de Protección Solar, si su valor está entre 2 y 14 y el producto no lleva la etiqueta de amplio espectro, el protector podría evitar quemaduras solares pero no prevendría el cáncer de piel ni el envejecimiento prematuro.

Es necesario aclarar que los productos que son resistentes al agua sólo tienen efecto durante 40 y 80 minutos, según indique la etiqueta, una vez transcurrido este período de tiempo el protector debe ser aplicado de nuevo.

La FDA prohibió a los fabricantes identificar sus productos como bloqueadores solares, ya que los protectores no aíslan a la piel de todos los efectos del sol, sólo son efectivos contra quemaduras. Únicamente si son utilizados según las indicaciones y se acompañan de otras medidas de protección, podrían reducir el riesgo de padecer cáncer en la piel y previenen el envejecimiento prematuro en la piel.


Las prevenciones que deberían acompañar el uso del protector solar son las siguientes:

  • Usar protectores solares con valores de SPF de amplio espectro de 15 o más.

  • Aplicar el protector 30 minutos antes de exponerse al sol para que la piel pueda absorber el producto. También es necesario volver a aplicarlo cada dos horas o después de cada baño en la piscina o el mar.

  • Limitar el tiempo en el sol, especialmente entre las 10:00 am y 14:00 pm cuando los rayos son más fuertes.

  • Cubrir la piel expuesta con camisas de manga larga, pantalones, gafas de sol y sombreros.

  • Aplicar el bloqueador diariamente, incluso durante el invierno.

Tomarse unas vacaciones es lo ideal para olvidarse de todo, menos de usar protector solar y cuidar tu piel en todo momento. Además, te recomendamos que al exponerte a los rayos del sol, tomes líquidos constantemente, consulta nuestra Guía de Hidratación y elige alguna opción de nuestra amplia variedad de productos, donde podrás encontrar desde agua hasta bebidas bajas o sin calorías, que se adaptan a tu estilo de vida.