Donar sangre es una de las maneras más altruista de ayudar a los demás. Si tienes un estilo de vida saludable, podrías conmemorar este 14 de junio, el Día Mundial del Donador de Sangre y aportar un poco de la tuya para alguien que la necesita.

Este día se recuerda a todas las personas de buen corazón que han donado y para concientizar sobre la necesidad de sangre saludable, un hecho que quizás ignoramos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que 62 países en el mundo que cuentan con donaciones voluntarias, mientras que otros 40 dependen de donaciones de familiares del paciente o, en su defecto, remuneradas.

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hacer entrega de tu sangre sin que te la soliciten, o sin siquiera conocer al que la necesita, es brindar una oportunidad de vida para los pacientes.

Si llevas un estilo de vida saludable, ¿por qué no convertirte en un donador voluntario? La sangre no se puede crear de forma artificial y por eso los donantes son tan importantes. Por esta razón la OMS explica que al hacer esta entrega altruista puedes ayudar a muchas personas, debido a que su tiempo de conservación es limitado y se debe renovar constantemente.

De acuerdo al Médico Hematólogo Pediatra, Luis Salazar, adscrito al departamento de Medicina Transfusional en el Instituto Nacional de Pediatría, “la gratificación de sentir que estás ayudando a alguien que muchas veces no tiene los recursos económicos para garantizar, ya no digas la atención hospitalaria de un niño, sino qué van a comer ese día… la satisfacción de que estás ayudando a la gente que lo necesita, desde el punto de vista social y médico, no te lo quita nadie”.

De manera que, si todos ayudamos, podremos contribuir a que haya sangre segura disponible cuando se necesite y nos da la oportunidad de regalarle a otra persona una mejor calidad de vida.

¿Qué necesitas para donar sangre?

Si ya te decidiste a convertirte en un donador de sangre solidario y altruista, estos son los requisitos para serlo:

  1. Presentar una identificación vigente.
  2. Pesar más de 50 Kg.
  3. Ser mayor de dieciocho años y menor de sesenta y cinco.
  4. Llegar con cuatro horas de ayuno, como mínimo y evitar alimentos con altos contenidos de grasas saturadas.
  5. Mantenerte hidratado durante el ayuno. Puedes ingerir jugos, café, té y frutas, menos plátano, mamey y aguacate.
  6. Evitar tener más de ocho horas de ayuno.
  7. No ingerir bebidas alcohólicas setenta y dos horas antes.
  8. No haber sido vacunado en los treinta días previos a la donación.
  9. No contar con operaciones en los últimos seis meses.
  10. Evitar los tatuajes, endodoncias, acupuntura, o perforaciones en el último año.
  11. No haber padecido gripe, diarrea, infección en los dientes, o tos en las últimas  dos semanas.
  12. Si sufres de presión arterial alta, acude a tu médico para ver si puedes ser candidato para donar.
  13. Disponer de dos horas de tu tiempo, que es lo que puedes tardar aproximadamente.
  14. Llevar ropa cómoda y camisa manga corta.
  15. Consume alimentos con altas cantidades de hierro (como las espinacas) desde dos semanas antes de tu cita.
  16. Duerme de cinco a siete horas el día antes de donar.
  17. No consumas aspirina cinco días previos a la fecha en que asistas a donar.

Es importante que sepas que cuando donas sangre total, regularmente aportas entre 480 y 500 ml de sangre, y puedes hacerlo hasta cuatro veces en un periodo de un año; las mujeres, 3 veces. Un periodo de recuperación de entre tres y cuatro meses, entre las visitas al banco de sangre es suficiente para que no se presente ningún tipo de complicación, de acuerdo a lo que nos explicó Salazar.

Tips para el momento de donar

Cuando te presentes a las puertas de un banco de sangre como donador solidario y altruista, recuerda:

  • Asiste a donar con buen ánimo y con la satisfacción de que estás ayudando a salvar vidas.
  • Sigue las instrucciones de las enfermeras encargadas del proceso.
  • Respira de forma normal y constante para evitar mareos.
  • Al terminar, toma un descanso y come algo. Regularmente el hospital te ofrece un pequeño lunch para evitar una descompensación debido la pérdida de sangre. Un jugo o néctar podría ayudarte en la recuperación.
  • Evita movimientos bruscos, hacer ejercicio o levantar peso durante ese día.
  • Déjate el vendaje hasta cinco horas después de haber donado sangre.

“Donar te deja la satisfacción personal de que estás haciendo algo bien y que estás haciendo las cosas para mejorar tu entorno, que ese entorno se volverá más saludable y que las acciones buenas derivan en acciones buenas”, Hematólogo pediatra, Luis Salazar.

Anímate a mantener un estilo de vida saludable, el cual no sólo te beneficia, sino que puede ayudarte a salvar vidas. Forma parte de #YoMeSubo y junto con las personas que han decidido no quedarse quietas comprométete para que entre todos lleguemos al México que todos queremos.

¿Quieres ser donador solidario y altruista del Banco de Sangre del Instituto Nacional de Pediatría? ¡Contáctalos, pide información y ayuda! Facebook | Twitter