Cuidar nuestros huesos comienza con la adopción de un estilo de vida saludable: realizar ejercicio que ayude a fortalecer los músculos, mantener un peso adecuado y, sobre todo, llevar una alimentación rica en calcio y vitamina D.

Todo depende de la edad...

Estos nutrimentos trabajan juntos para dotarnos de salud ósea y, según en qué etapa de la vida estemos, se fija la cantidad necesaria de consumo. El investigador en nutrición pediátrica, Steven Abrams, detalla que la ingesta de vitamina D debe iniciar desde el nacimiento, por lo que se recomienda que a bebés de 0 a 12 meses de vida se les den unas 400 unidades internacionales (UI); es decir, 10 microgramos (mcg) de la vitamina, ya que 40 UI equivalen a 1 mcg, esto siempre avalado por un pediatra que de acuerdo a las condiciones de tu bebé te asesorará de manera adecuada.

Los lactantes pueden necesitar suplementos de vitamina D

Para los menores de 18 años, el especialista recomienda una ingesta diaria de al menos 600 UI, esto corresponde a 85 miligramos de salmón ahumado, o bien de hasta tres tazas al día de leche entera que equivalen a 861 miligramos.

El doctor Abrams apunta que los niños requieren frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras para tener estar sanos, ya que contienen magnesio, fluoruro y vitamina K.

La ingesta diaria recomendada de calcio, según información del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos es:

  • Niños de 1 a 3 años es de 700 mg. Por ejemplo, 8 onzas de yogurt natural, media taza de tofu y una taza de jugo de naranja.

  • Para los de 9 a 18 años se sugieren 1300 mg de calcio que podríamos obtener,  por ejemplo de 200 ml de leche que contiene 336 mg de calcio, 30 g de queso Panela equivalentes a 158 mg del nutrimento, y agregando un yogurt batido que da 135 mg, podríamos cumplir la cantidad necesaria.

De esta manera, el doctor Steve Abrams, también profesor del Baylor College of Medicine, menciona que los productos lácteos, los derivados de la soya, así como el pescado con espinas, los frutos secos, brócoli, acelga y frijoles, contienen este nutrimento que ayuda a nuestros huesos.

Como tip es bueno que sepas que en México, las tortillas de nixtamal son una muy buena fuente de calcio y que un vaso de 240 ml de Leche Santa Clara Entera, Light, Deslactosada y Deslactosada Light te aportan 287.04 mg de este nutrimento.

Y tú, ¿ya comenzaste a pensar en tus huesos?