Aunque no lo creas, dormir bien no sólo nos ayuda a descansar para cargar energía suficiente para el siguiente día, también nos permite autorregular nuestro cuerpo e, incluso, nuestra mente. La cantidad de horas para dormir varía para cada persona , pero especialistas señalan que entre siete y nueve horas diarias es lo adecuado, para adultos de cualquier edad.

Dormir bien y lograr un sueño reparador suena complicado en el mundo actual. El ritmo de vida que llevamos, regularmente es agitado por diversas razones; sin embargo, debemos estar conscientes que la falta de sueño nos podría generar trastornos físicos y hasta mentales con efectos en nuestra salud.

Dormir el tiempo suficiente para que nuestro cuerpo se recupere del desgaste que tuvo a lo largo del día, literalmente se puede convertir en un sueño reparador. Con él, alcanzamos un estado de reposo que conlleva a la reducción al mínimo de nuestros  sentidos y otras funciones corporales.  De manera que existen muchas razones para descansar adecuadamente cada noche:

  • Efecto del sueño en el corazón: al dormir estamos en un estado de reposo que hace disminuir nuestro ritmo cardíaco. Mientras el corazón trabaja menos, sus células coronarias y tejidos pueden repararse. Además nuestro cuerpo libera la hormona melatonina que ayuda a desarrollar las funciones antes señaladas.
  • Efecto del sueño en la piel: si duermes bien puedes ayudar a reparar tus células y oxigenarlas, ya que la piel también descansa con el sueño y con ello las células se regeneran y oxigenan.
  • Efecto del sueño en el peso: puede ayudar a tener un peso más controlado: si nuestro cuerpo no descansa lo necesario tenderá a presentar una tendencia a acumular grasas y haciendo más difícil el quemarlas. Además, si dormimos poco producimos mayor cantidad de hormona Ghrelina, la cual aumenta el apetito.
  • Efecto del sueño en el intelecto: el cerebro también se cansa, pues durante el día procesa una vasta cantidad de información. Con el sueño puede lograr desconectarse y descansar, funcionando mejor al otro día.
  • Efecto del sueño en la coordinación física: el cuerpo humano produce mejores reflejos cuando está descansado y suele mantenerse alerta para reaccionar ante cualquier imprevisto.

Para dormir mejor es recomendable cenar ligero, pues irse a la cama sin hacerlo puede hacer que el cuerpo no obtenga la energía necesaria para renovarse. Procura, también, darte un baño antes de dormir. Una recámara sin muchas distracciones hará que concilies más rápido el sueño. Escuchar música tranquila o relajante puede estimularte para conciliar el sueño.

¿Cafeína y sueño, se pueden llevar bien?

Muchas personas consideran a la cafeína como una sustancia que contribuye a repeler el sueño. Sin embargo, la sensibilidad individual a la cafeína depende de varios factores como el peso corporal, o el estado físico de la persona, así como de la cantidad que se ingiere. Por ejemplo, algunas personas pueden consumir productos con cafeína durante las últimas horas de la tarde sin que esto afecte su capacidad para dormir, mientras que otras con sólo consumir una pequeña cantidad no logran conciliar el sueño.



La cafeína es un ingrediente que se encuentra de manera natural en plantas, leguminosas y semillas. Su cantidad en alimentos y bebidas varía según el tamaño de la porción, el tipo de producto y el método de preparación. Numerosos estudios llevados a cabo por más de 140 agencias reguladoras de todo el mundo han revelado que el uso adecuado de cafeína en los alimentos es seguro y se ha demostrado que su consumo con moderación tiene efectos positivos en el rendimiento físico y mental.