Hace 90 años, Coca-Cola inició operaciones en México y desde entonces ha fomentado iniciativas que impulsan el desarrollo científico que favorecen el progreso y bienestar integral de los mexicanos a través de un impacto en su calidad de vida. Prueba de ello es la consolidada alianza con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para la realización del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos (PNCTA) el máximo galardón que impulsa los trabajos dedicados a la investigación de este ramo.

Durante 40 años, con la aplicación del modelo Triple Hélice, es decir el trabajo conjunto de universidades con la participación de investigadores, coordinados con el Conacyt y la Industria Mexicana de Coca-Cola, han consolidado este premio que estimula las aportaciones al conocimiento científico y tecnológico de estudiantes y profesionales en el campo de los alimentos en México.

Al respecto, el doctor Enrique Cabrero, Director General del Conacyt, señaló que el papel del Consejo: “es impulsar la generación de conocimiento y talento mexicano que se traduzca directamente en la mejora de la salud y el estado físico de las personas, pues sabemos que es el camino correcto para que México logre un crecimiento sostenible a largo plazo, y esto solo será posible a través de la inversión en ciencia y tecnología y en proyectos como este”, comentó.

Por ello, la trascendencia del PNCTA a 40 años de su creación, es amplia: desde la influencia para la concepción de nuevas carreras universitarias, de investigaciones y trabajos, hasta la consolidación en la confianza de la comunidad estudiantil, científica y empresarial por su antigüedad, filosofía, incentivos económicos y su imparcialidad al evaluar cada uno de los proyectos participantes.

En entrevista con Journey, el maestro Octavio García Madáhuar, quien ha colaborado durante 23 años con el Premio y fue Presidente del Jurado, enfatizó que: “Coca-Cola es un ejemplo de Empresa Socialmente Responsable que le devuelve a la comunidad mexicana, y no solo a sus consumidores, un apoyo a través de este premio para que tengamos mejores alimentos y por ende, una mejor calidad de vida”.

Así, con el fin de propiciar el desarrollo y fortalecimiento académico de la ciencia alimentaria que coadyuve a la competitividad y crecimiento económico y social del país, el PNCTA lanzó su convocatoria para 2016, que premiará las siguientes categorías:

  • Categoría Estudiantil en Ciencia y Tecnología de Alimentos
  • Categoría Profesional en:
     - Ciencia de Alimentos
     - Tecnología de Alimentos
     - Investigación en alimentos y su impacto en la nutrición (nueva categoría)

Y este año, convoca a instituciones de educación superior y centros de investigación a presentar candidatos para el

  • Premio Nacional al Mérito en Ciencia y Tecnología de Alimentos 2016

García Madáhuar, también especialista en investigación y desarrollo de nuevos productos, detalló que esta nueva categoría nace por la constante participación de trabajos en materia de nutrición. “Le dimos un giro de tal manera que no sean estudios de nutrición médica ni obtenidos de un proceso, sino que provengan de un alimento natural, es decir no buscamos el  antes de sino el después de”.

Aquí figuran tópicos como las propiedades moleculares y efectos fisiológicos de los componentes de los alimentos (nuevos ingredientes, sustitutos de alimentos, fitoquímicos y bioactivos y saborizantes), el efecto de los contaminantes de los alimentos: toxicología y metabolismo; o el papel de los nutrientes y nutracéuticos asociados a alimentos en el contexto de la obesidad, estrés oxidativo, envejecimiento y enfermedades crónico-degenerativas, entre otros.

Asimismo el PNCTA convoca cada dos años a las instituciones de educación superior y centros de investigación a postular candidatos para el Premio Nacional al Mérito en Ciencia y Tecnología de Alimentos con el fin de que se reconozca la trayectoria de investigadores que han dedicado su vida a estudiar el ramo, a la formación de recursos humanos en el área de alimentos, así como su labor docente e institucional y de apoyo a la investigación en ciencia y tecnología de los alimentos o bebidas. También lo hace, cada dos años, para entregar la Cátedra Coca-Cola para Jóvenes Investigadores, que promueve el trabajo de científicos en ciernes de instituciones de educación superior o centros de investigación.

“Es uno de los valores que guarda uno en el corazón, el poder decirle a alguien: gracias por lo que has hecho por este país y el mundo, por el desarrollo de la ciencia y tecnología de alimentos. Te lo reconocemos, agradecemos y premiamos”, enfatizó el maestro Octavio García.


Fases del PNCTA

Una vez realizado el registro de los trabajos participantes, el Jurado, integrado por 16 miembros, lee, analiza y califica cada uno de ellos de acuerdo a su impacto, contribución al avance de la ciencia, tecnología y su aplicación. Asimismo, cada miembro revisa de manera individual e imparcial los estudios, al terminar se reúnen en grupos para exponer la calificación, después se promedian los valores y al final se eligen tres o cuatro finalistas para llegar a un acuerdo del mejor, es decir el ganador. Es importante señalar que si un trabajo obtuvo buena calificación pero no ganó, puede obtener mención honorífica.

Para estos 40 años del PNCTA, la bolsa de premios incrementó a un millón 140 mil pesos, por lo que el ganador no sólo obtendrá el incentivo económico, sino también un seguimiento formal por parte de Conacyt y Coca-Cola México. Por ejemplo, el maestro Octavio recordó que con la incorporación de la energía genética y la nanotecnología, se han logrado avances importantes en antioxidantes para alimentos y colorantes naturales.

Asimismo, los trabajos del Premio han ayudado a caminar hacia una apertura del conocimiento, hacia el mejoramiento de propiedades nutricionales, tal es el caso de la investigación premiada en el año 2000 donde se buscaba conservar la vida de anaquel del melón a través de una película comestible; con el premio se logró continuar con los estudios científicos y tecnológicos de estas tecnologías.

Estimular la Ciencia y Tecnología de Alimentos

Con el esfuerzo conjunto de Coca-Cola México y Conacyt se trabaja para obtener más y mejores alimentos que garanticen nutrir a la población, por ello la misiva del maestro Octavio García Madáhuar para los científicos mexicanos es, primero la constancia, “las cosas en la vida no se logran de la noche a la mañana, se deben preparar bien para estudiar, para que con su trabajo contribuyan a la ciencia y tecnología de México. Tampoco olviden seguir participando, tengan fe y fidelidad al premio; sus trabajos son bien recibidos y evaluados”.

Tras participar 23 años en el Premio como jurado, García Madáhuar finalizó evocando que la realización de cada una de las ediciones es interesante, “me ha dejado un cúmulo de satisfacciones y aprendizaje. Es algo que se lleva como un sello en el corazón porque ofrece crecimiento personal y profesional”.