Mucho se ha dicho que “los mexicanos no leemos”, pero ¿realmente no lo hacemos? ¿O será que es más una percepción que gira en torno a ciertos temas, formatos o plataformas?  Si bien es cierto que el consumo de libros impreso es bajo, cada vez se revisa más información en los medios digitales (redes sociales incluidas).

Ahora, es importante decir que los libros (físicos o digitales) nos ofrecen una experiencia de lectura especial, capaz de despertar nuestra imaginación, nos permite conocer el mundo (sin viajar), impulsan nuestro lado creativo, mejoran nuestro vocabulario y nos permiten disfrutar de excelentes momentos de esparcimiento.

Y los beneficios de la lectura podrían no quedar ahí, pues con cada oración estarías “ejercitando” tu cerebro. Los procesos cognitivos y algunos de los circuitos neuronales se verían exigidos para poder comprender lo que estás viendo, los conceptos lingüísticos y el aprendizaje asociativo, según el Doctor Ken Pugh, presidente y director de una investigación elaborada por Haskins Laboratories, en colaboración con la Universidad de Yale.

La lectura permite a las personas que hagan pausas que sirven para comprender la información que acaban de absorber, cuestión que no ocurre de la misma manera con las películas, los programas de televisión o los videos en Internet.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola queremos que disfrutes cada una de tus lecturas y por ello te ofrecemos nuestro portafolio de bebidas con distintas opciones a fin de que elijas la que más se adapte a tu estilo de vida y le dé un sabor especial a ese libro que tienes en las manos. Recuerda que un cerebro bien hidratado funciona mucho mejor, así que te invitamos a que revises nuestra guía para que conozcas cuánto líquido deberías beber de acuerdo a tus hábitos.

La lectura te podría fortalecer tu personalidad

Algunos de los beneficios de los que los asiduos lectores podrían disfrutar tras concluir cada uno de los títulos que los hacen vibrar son:

Nos hace más empáticos y cariñosos: algunos científicos han comparado el cerebro de lectores y no lectores y encontraron que las personas que leen podrían estar usando más su imaginación para entender y hasta sentir las emociones de los personajes de las historias; lo que les permitiría desarrollar la capacidad de detectar y comprender los sentimientos de otras personas y esta es una habilidad fundamental para establecer relaciones amistosas con otras personas.

Reduce el estrés y relaja: una investigación de la Universidad de Sussex, afirma que la lectura podría reducir en un 68% el estrés. Los expertos involucrados en la investigación consideran que seis minutos de lectura diarios pueden ser suficientes para experimentar tal efecto.

Permitiría prevenir enfermedades: la lectura podría servir de ejercicio para la mente, lo que nos permitiría evitar o retrasar la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. En 2001 se encontró que las personas mayores que realizan ejercicios mentales a través de la lectura tienen menores probabilidades de desarrollar este padecimiento.

¿Por qué no comenzar a adoptar la lectura como un hábito? No necesitas comenzar con libros complicados, elige aquellos que ofrezcan temáticas que te interesan y que no sean muy extensos. Ello te permitiría encontrar el gusto por esta gratificante actividad que podría aportarte los beneficios antes mencionados.

Tú y tu familia podrían formar un club de lectura en donde cada uno lee una obra y luego la comenta con todos para que reciban diferentes puntos de vista sobre lo que leyeron, ello puede hacer que los lazos entre ustedes se fortalezcan cada vez más.

¿Cuál será tu siguiente libro?