¿Sabías que el Plato del Bien Comer es una guía gráfica que resume las claves de la alimentación correcta? Así es, fue desarrollado por la Secretaría de Salud, lo podemos encontrar en la Norma Oficial Mexicana NOM-0434-SSA2-2005 y está compuesto por tres grupos: Frutas y Verduras, Cereales y Leguminosas y Alimentos de Origen Animal.

Hablando de nutrición

Los cereales aportan, principalmente, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra. En cuanto a energía, un gramo de carbohidratos -como se les conoce- equivale a cuatro calorías (kcal). Se incluyen en este grupo alimentos como: tortilla, pan, arroz, pasta, avena, maíz y su función es mantener a nuestro cuerpo con “pila” para llevar a cabo nuestras actividades.

Glucosa, fuente de energía para el cerebro

Si alguna vez has pensado en ya no comer carbohidratos, te tenemos una noticia: no podemos eliminarlos por completo de nuestra dieta, pues el cerebro los necesita para poder trabajar todo el día. Por ello, los especialistas no recomiendan las dietas bajas o nulas de esta fuente de energía. Si lo llegaras a hacer, lo más seguro es que bajes rápidamente de peso, pero no será de manera saludable y, además de perder grasa corporal, también acabarás con tu masa muscular. Por eso es importante entender qué es el balance energético, aquí te lo explicamos.

De acuerdo a las recomendaciones del Plato del Bien Comer es importante que en las tres comidas más importantes del día, incluyas un cereal o tubérculo (procura que tus alimentos se encuentren en las mismas proporciones que la guía gráfica de la Secretaría de Salud); así en las dos colaciones puedes tener mayor flexibilidad. Recuerda variar los alimentos dentro del mismo grupo; es decir, no comer siempre los mismos.

Los carbohidratos y tu alimentación


Los carbohidratos (HC) son la principal fuente de energía; una vez que los consumimos se transforman en glucosa (azúcar), que debe entrar a nuestras células mediante la insulina, producida por el páncreas. Ya dentro de las células, la glucosa se transforma en energía que nos ayuda a realizar nuestras actividades cotidianas. Es importante consumir carbohidratos porque de ellos depende un buen control de azúcar en la sangre. No olvides tomar en cuenta cuáles elegir de acuerdo a tus necesidades nutrimentales, con la asesoría siempre de un especialista.*

*Fuente: Federación Mexicana de Diabetes

A tener en cuenta

  • La cantidad de cereales que tu cuerpo necesita depende de tu peso, estatura y nivel de actividad física. Entre más intenso sea tu ejercicio, mayor cantidad de hidratos de carbono podrías requerir.

  • Inmediatamente después de hacer ejercicio los músculos necesitan recargar energía, por lo que se recomienda comerlos en ese momento. Es importante consumir hidratos de carbono para que tengas una mejor recuperación.

Ahora ya lo sabes, los famosos carbohidratos no son malos, al contrario, con moderación pueden formar parte de una alimentación correcta y los puedes incluir en tu dieta combinando alimentos de otros grupos del Plato del Bien Comer.