La taekwondoín mexicana María del Rosario Espinoza es un ejemplo más de todos los deportistas que entrenan muy duro y perseveran hasta alcanzar sus metas. Recientemente, charlamos con ella acerca de cómo entrena, su estilo de vida saludable y trayectoria.

Sobre cómo se prepara tomando en cuenta sus metas personales dice: “Siempre tengo como prioridad mis entrenamientos. Sin embargo, logro darle su lugar a otros compromisos, porque de esa manera no pierdo el enfoque en mis sueños y objetivos”.

Uno de sus más grandes méritos es haber conquistado tres medallas olímpicas consecutivas: Oro en Beijing 2008, bronce en Londres 2012 y la más reciente, plata en Río de Janeiro 2016.

Sobre estos logros comenta: “Todas las Olimpiadas a las que he asistido han sido experiencias increíbles. Llenas de motivación, aprendizaje y la satisfacción de haber ganado en cada evento, un reconocimiento para mi país”.

La deportista es originaria de La Brecha, Sinaloa, un lugar donde la temperatura es cálida, y el beber agua constantemente es un factor clave en cada entrenamiento. Respecto a este punto señala: “La hidratación es importante en mi rutina diaria. El nutriólogo de la Selección Nacional, Israel Ríos, es quien me ha explicado lo esencial que es para mi buen desempeño físico”.

Como deportista de alto rendimiento este hábito no es el único factor clave, también lo es la nutrición. “No sólo me hidrato constantemente. Llevo muchos años con dietas equilibradas, de tal manera, que ya se convirtió en un hábito. Es muy importante hacerlo bien en tiempo y forma. Comer bien y tomar líquidos van de la mano”.


Con este estilo de vida, es entendible pensar que María tiene muchos más objetivos por cumplir. “Lo más importante para mí después de entrenar, es organizar mi tiempo de descanso, terapia física preventiva y de mantenimiento. De esta manera, busco recuperarme para rendir al 100% al día siguiente”.

Al preguntarle si su trayectoria inspira a muchas personas, comenta: “Yo creo que mi esfuerzo puede llegar a hacerlo y motivar. Por eso, les digo a las personas que sigan sus sueños, luchen por ellos y nunca se rindan”. Y agrega: “Soy un ser humano tan normal como todos. Cada día tengo ilusiones por cumplir y metas que alcanzar.

En ese sentido, habla de la relación de Coca-Cola con su carrera: “Recuerdo que Coca-Cola fue uno de mis primeros patrocinadores allá por 2007. Desde entonces ha estado conmigo en las buenas y las malas de mi carrera. En este tiempo hemos hecho cosas muy padres juntos, construyendo un legado en el deporte de alto rendimiento”.

Por último nos comparte este mensaje: “Dediquen tiempo a su cuerpo y construyan un estilo de vida. Nunca dejen de perseguir sus sueños, para los cuales hay que estar saludable. La única manera de conseguirlo es alimentándose equilibradamente y haciendo ejercicio. No lo olviden y pónganlo en práctica”.

Es así como esta atleta destacada nos contagia con su espíritu para seguir adelante y conseguir lo que nos fijamos como objetivos. Y es que adoptar un estilo de vida saludable, como el de ella, es un claro ejemplo de lo que podemos realizar para que nuestra vida sea más activa y diferente.

Por eso y más, ¡gracias María del Rosario por ser un motivo de orgullo nacional!