Regularmente, cuando cocinamos en México lo hacemos en un comal o sartén convencional, pero para variar los sabores a los que estamos acostumbrados, queremos hablarles de una legendaria invención china de la que tal vez no han escuchado; y es que el uso del wok comenzó en el año 206 A.C., como menciona la experta Grace Young, en su libro: “The Breath of a Wok”.

Pero ¿qué es el wok? Bueno, también es una sartén, pero con un fondo redondeado y profundo, lados inclinados y, regularmente, está hecho de acero, hierro fundido o aluminio. De hecho, se le puede adquirir en distintos tamaños y usar sobre todo tipo de estufas.

Esta herramienta indispensable en la cocina asiática puede ofrecerte una manera nueva y saludable para preparar tus comidas, especialmente si son verduras, ya que sólo se necesita una cantidad mínima de aceite debido al alto grado calor que se produce al interior del wok.

Gracias a la técnica “wok hei” (concepto cantonés que describe el movimiento del wok al saltear los ingredientes), se consigue repartir el sabor, aroma y esencia en el platillo sin que se pierda durante el proceso, por lo que tus comidas quedarán con una sazón inigualable.

Si ya se te antojó probar lo que puedes hacer con un wok, antes de ir a comprarlo te decimos lo que Grace Young recomienda tomar en cuenta:

  • Tamaño: busca uno que sea aproximadamente 36 centímetros.
  • Material: el ideal está hecho de acero al carbono, que es el tradicional.
  • Forma: fondo plano con un mango largo y una pequeña asa opuesta en bucle.

Ya teniendo tu wok, el paso siguiente es curarlo o sazonarlo para que pueda ser utilizado con éxito en la cocina. De igual forma esta gurú aconseja primeramente lavarlo, después sellarlo contra la oxidación cubriéndolo de aceite vegetal y dejándolo a fuego alto un momento, esto contribuirá a que el sabor de los condimentos se intensifique, además de darle a tu sartén oriental un acabado antiadherente de forma natural.

Tips para usar tu wok

Para deleitar tu paladar te damos unos cuantos tips para comenzar a usar este utensilio de cocina:

  • Alista todos los ingredientes: preparar primero todo lo que vas a usar es fundamental, ya que puede que corras el riesgo de que el calor de wok te gane y se te cocinen de más los alimentos.
  • Calentar el wok antes de añadir aceite: antes de agregar el aceite es necesario precalentar, de esta forma se liberarán los sabores que podría guardar el wok.
  • Escoge muy bien el aceite: lo mejor es utilizar aceites con un bajo contenido de grasas poliinsaturadas, como el de semilla de uva, de cacahuete, soja y de sésamo refinado, los cuales no producen humo y se queman menos rápido.
  • Usa fuego alto: esta es la clave para cocinar con un wok, la llama debe ser lo suficientemente alta para alcanzar una temperatura cercana o por encima de 205 °C. De manera que tu comida adquiera una textura crujiente.
  • No olvides una espátula: para saltear mejor tus ingredientes una espátula especial para wok o una cuchara de madera larga te ayudarán a llegar a cada rincón de tu nueva sartén.

¿Por qué no intentas preparar algo nuevo para darle una nueva sazón a tus platillos? Puede ser arroz con verduras, hongos con tofu, Pad Thai, pollo al limón o Chop Suey, tú decides qué menú se adapta mejor a tu estilo de vida. Ah, y para  que tu wok tenga una vida duradera, Young sugiere lavarlo con una esponja suave con agua caliente; y secarlo por un minuto a fuego lento (nunca con una toalla).

En la Industria Mexicana de Coca-Cola estamos comprometidos los estilos de vida saludables y por ello te invitamos a acompañar tus alimentos con una bebida de nuestro portafolio de productos en donde encontrarás desde aguas, hasta bebidas bajas o sin calorías. También, para quienes gustan del sabor de Coca-Cola original, ofrecemos empaques con menos de 100 calorías. Una porción refrescante y revitalizante.

Prueba esta forma de cocinar tus alimentos, súmate a #YoMeSubo y presume con nuestro HT a través de Twitter tu nuevo menú saludable.