Hace 90 años llegó Coca-Cola a México y desde el inicio hizo de la innovación una herramienta con  base en la investigación y el impulso al estudio científico. Por ello, desde hace 40 años, estableció un vínculo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) para desarrollar el Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos (PNCTA), que reconoce a investigadores mexicanos que contribuyen al bienestar integral de las personas con proyectos innovadores en ciencia y tecnología de alimentos y bebidas.

Tras cuatro décadas de realización, el PNCTA mantiene el compromiso y responsabilidad social con el rigor de los proyectos premiados, y el pasado martes 11 de octubre de 2016 entregó los siguientes reconocimientos:

  • En la Categoría Estudiantil en Ciencia y Tecnología de Alimentos, Jesús Santos García Saldaña y Nydia Campas Baypoli del Instituto Tecnológico de Sonora fueron reconocidos por la investigación para el uso de la microencapsulación como herramienta para asegurar la calidad de los alimentos. En entrevista con Journey, Jesús detalló que con su proyecto: “queremos aplicar este avance en la alimentación con procesos limpios y uso de materiales para brindar un grado alimenticio que beneficie a la sociedad”.


  • En la Mención honorífica de la Categoría Profesional en Ciencia de Alimentos se reconoció a la doctora Grisel Escobar y al doctor Fidel Sánchez del Instituto de Biotecnología (IBT) y la doctora Maricarmen Quirasco de la UNAM, por el proyecto del potencial metabólico del queso cotija. El doctor Fidel Sánchez, uno de los autores del proyecto ganador comentó que en su estudio definieron la inocuidad del queso y “comprobamos que no hay patógenos en la producción de este alimento que se produce solo en la región de Cotija, Michoacán. Esto le da un valor agregado con el que se puede pugnar por una denominación de origen y su posible internacionalización”.


  • En la Mención Honorífica de la Categoría Profesional en Investigación en Alimentos y su impacto en la nutrición, el ganador fue el análisis del efecto de una dieta basada en alimentos prehispánicos: frijol, maíz, semilla de chía y calabaza, jitomate y nopal.

La Maestra en Ciencias, Azalia Ávila  describió que buscaban desarrollar una estrategia que no incluyera alimentos de alto costo y que fueran accesibles para la población. “Observamos que tras el consumo (de estos alimentos) permite la disminución de tejido adiposo, es decir de grasa en el cuerpo. Esto permite hablar, de que con una dieta equilibrada y un estilo de vida activo y saludable, podemos alimentarnos sin privarnos y obtener más beneficios por comer bien, sin sacrificar nada”.


  • En la categoría Profesional en Investigación en Alimentos y su Impacto en la Nutrición, científicos del IPN, UNAM, Instituto Nacional de Cancerología, Hospital de Oncología y Centro Médico Siglo XXI concluyeron con su investigación que el compuesto llamado resveratrol, es capaz de ser antitumoral.

  • Asimismo, investigadores del Tecnológico de Monterrey, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias y del Centro de Biotecnología del IPN, obtuvieron el premio en la Categoría Profesional en Tecnología de Alimentos con un estudio basado en el tejido de zanahoria.

  • Finalmente, la doctora Lilia Dorantes obtuvo el Premio Nacional al Mérito en Ciencia y Tecnología de Alimentos 2016 por su dedicación e impulso a jóvenes en el ramo, quien celebró además, 50 años de trayectoria docente. “La ciencia y la tecnología van de la mano para plantear nuevos procesos y productos que impulsen la economía y el desarrollo de nuestro país. Yo por mi parte estoy orgullosa de ser parte de procesos con los que se impulsa a los jóvenes a participar de la ciencia y reconozco que proyectos, como estos premios, alientan a investigar y hacer crecer la investigación científica”.


La importancia del Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Alimentos es grande no solo en la contribución por generar conocimiento de ciencia y tecnología, sino también por el impacto que éste generará en la sociedad.

Ante ello, la Doctora Luz Vázquez Moreno, Presidente y miembro del Jurado detalló: “Estamos trabajando mucho para que este proyecto continúe en favor de todos nosotros, es por ello que ya firmamos un convenio (con la Industria Mexicana de Coca-Cola), para mantener en pie el premio y así incentivar a que la ciencia llegue a la sociedad a través de la innovación y el estudio de los alimentos”.

Desde sus inicios hace 40 años, el PNCTA busca promover proyectos científicos y tecnológicos a favor de la alimentación para beneficiar directamente a cada uno de nosotros. Y es que a través de este Premio y sus iniciativas en favor del bienestar integral, la Industria Mexicana de Coca-Cola continúa dejando un legado en la sociedad, impulsando la educación, la ciencia y los hábitos saludables, así como el cuidado del entorno para un futuro sustentable en beneficio de las próximas generaciones de familias mexicanas.


Lo que se reafirma en la percepción general de los premiados que ven en este tipo de acciones un aliciente para seguir investigando y promoviendo lo que en palabras de Joan Prats, Vicepresidente de Asuntos Corporativos y Comunicación de Coca-Cola México representan una alianza, “que es una de las más longevas que el Consejo tiene con la iniciativa privada, lo cual es motivo de orgullo y satisfacción, pues ha propiciado el desarrollo y fortalecimiento académico de la ciencia alimentaria y a su vez ha coadyuvado a la competitividad y crecimiento científico, económico y social del país.”