Todos los órganos de nuestro cuerpo juegan un rol importante cada día, aunque claro, el corazón es quizá uno de los más esenciales. Éste es la bomba que recoge la sangre poco oxigenada, la envía a los pulmones donde se produce el intercambio de dióxido de carbono por oxígeno, recoge la sangre "limpia" y la envía al resto del cuerpo.

Tratarlo adecuadamente significa alargar el tiempo de su buen funcionamiento y tú puedes hacer para que así sea. En seguida te mostramos algunos métodos para lograrlo.

Ejercicio

El ejercicio no sólo es bueno para el corazón, sino para todo el cuerpo humano. Incluso para nuestra salud mental. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para los adultos realizar actividad física por 150 minutos a la semana, ya sea de intensidad moderada o vigorosa.  Sin embargo, estudios señalan que las personas pasan cada día demasiadas horas estando sentadas, cuando el cuerpo de forma natural requiere diariamente de actividad muscular. Por ejemplo, un estudio en EE.UU. encontró que solamente alrededor de 3.5% de adultos entre 20 y 59 años cumplen con la recomendación de la OMS.

La actividad física hace que el corazón trabaje más fuerte para bombear sangre al cuerpo. Según el Instituto para el Corazón de Texas, practicarla contribuye a bajar la presión arterial así como los niveles del colesterol “malo” (LDL), mismo que puede obstruir arterias o provocar ataques cardiacos. También eleva los niveles del colesterol “bueno” (HDL) que contribuye a remover la grasa depositada en las arterias.

¿No tienes tiempo para hacer 150 minutos semanales de ejercicio? Si este es el caso, procura hacer ejercicio físico por periodos cortos de modo que sumen 30 minutos al día.  En cualquier lugar y momento se pueden hacer ejercicios que ayudan al corazón como por ejemplo:

  • Usar escaleras en lugar de elevador.
  • Caminar a paso veloz al acudir a una cita.
  • Estacionarse algo retirado del destino.
  • Bajarse del transporte público unas cuadras antes para caminar.

En la casa se pueden hacer las tareas a mayor ritmo y con ello acelerar el cuerpo y al corazón. Antes de bañarse realizar algunas sentadillas ayuda también a ejercitar el corazón. Excusas no hay para incrementar el nivel de ejercicio que actualmente realizamos.

Menos estrés

El estrés puede dañar arterias derivado de una mayor producción de hormonas. Y aunque es más fácil decirlo que hacerlo, en situación inesperadas o extremas es necesario mantener siempre la calma, como por ejemplo tratando de respirar profundamente, hacer ejercicio, dormir lo suficiente o aprender a decir que no.

Ponte al 100

Con el ánimo de contribuir en el mejoramiento de la salud de los mexicanos, Coca-Cola de México, en coordinación con diversas instituciones, apoyamos el programa Ponte al 100. Bajo este programa se puede medir tu estado de bienestar a partir de una serie de pruebas de rendimiento físico, psicopedagógicas y factores morfológicos. Tras el diagnóstico se entrega un plan personalizado con recomendaciones de alimentación y ejercicio. Si te interesa adquirir buenos hábitos y tener una vida saludable visita la página web de “Ponte al 100”.