El maíz es un ingrediente básico y esencial de nuestra alimentación. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), este grano, junto con el trigo y el arroz es uno de los cereales más importantes del mundo.

México es el lugar de origen del maíz; aquí inició su siembra y cosecha hace aproximadamente 10 mil años vinculado con la creación y desarrollo de la agricultura en Mesoamérica. Consumir este grano aporta distintos nutrimentos como hidratos de carbono, fibra, proteínas, grasas y vitaminas B1, B3 y B9 esenciales para el metabolismo celular.

Si lo combinamos con frijol brinda una cantidad de proteína de muy buena calidad.

Estos beneficios se obtienen de la preparación de alimentos en la cocina tradicional; tan sólo en México se han identificado cerca de 600 maneras de utilizarlo y de poder obtener sus propiedades.

El maíz se usa en distintas etapas de su desarrollo: cuando está tierno, antes de madurarse o cuando ya es procesado. Además se utiliza el grano; por ejemplo a partir de éste y una vez que se nixtamalizó, es decir que se coció con cal, adquiere otros nutrimentos se muele, vuelve masa y puede transformarse en diversos alimentos como tortillas, tamales, panuchos, molotes y sopes. Mismos que sirven como base para preparar platillos mucho más elaborados como enchiladas, chilaquiles, tlacoyos, quesadillas, tacos o panuchos, entre otros.

El maíz molido también puede utilizarse en bebidas como el tejate, taxcalate, atoles o pozol, en el que se ha identificado alta calidad nutritiva. También el grano entero se consume en pozole o el menudo.

Un alimento que crece en el maíz es el “huitlacoche” o “cuitlacoche”. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) detalla que este hongo que se desarrolla en el grano del maíz, posee altos contenidos de aminoácidos esenciales, entre los que se encuentran la lisina, ácidos grasos esenciales: el oleico y linoleico ricos en Omega 3 y Omega 6, respectivamente; también antioxidantes, además de que es bajo en grasas y posee alto contenido en fibra.

Así que ya sabes, no dudes en comer maíz en cualquiera de sus preparaciones pues te podría aportar grandes beneficios a tu salud.