Hoy en día, cada vez es más común encontrarnos con el concepto “trabajo colaborativo” dentro de escuelas y trabajos. Sin embargo, al ser una técnica relativamente nueva, todavía quedan algunas dudas sobre sus dinámicas de organización.

El trabajo colaborativo es una idea que surge a partir de las posibilidades de participar en proyectos a través de Internet, esto con el objetivo de compartir conocimientos enfocados a una meta común. Es por tanto, no sólo una forma de laborar, sino también una vía de retroalimentación.

Como lo comenta la organización, KnowHowNonProfit, el cambio que implica trabajar de esta forma, fortalece puntos como eficacia y eficiencia, minimiza costos y genera cierto tipo de unión grupal. Mismos que quizás sean algunas de las claves de su éxito.

El trabajo colaborativo, de alguna manera da pie y se relaciona con la teoría social de la “economía del don”. Misma que como explica el activista y conferencista Charles Eisenstein, propone un modelo donde los esquemas de colaboración entre personas, motiva a los participantes que se ven envueltos y obtienen resultados más allá de una ganancia monetaria.    

En opinión de la Asociación para la Información y el Manejo de Imágenes (AIIM por sus siglas en inglés), la colaboración en el plano conceptual implica factores como conciencia, motivación, participación y compromiso. Elementos que permean a los integrantes menos participativos del grupo e impulsa a que los más comprometidos compartan sus conocimientos.

Partiendo de estas opiniones, el siguiente paso sería asegurar que todos cumplan con su parte. Para que esto suceda, el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado, en España, sugiere que deben darse las siguientes condiciones:

  • La existencia de una tarea grupal, en la que quede claro que más allá de que todos tengan que hacer algo, existe un aprendizaje para todo el equipo.
  • Dejar bien en claro que el compromiso individual de cada elemento es lo que fortalece el trabajo en grupo.
  • Precisar que existe igualdad de oportunidades y que ningún participante es más que otro.
  • Deben existir comunicación, confianza, apoyo y respeto por las ideas de los demás.

Organiza un grupo colaborativo y distribuye las tareas eficientemente

Si en algún momento te propones adoptar esta forma de trabajo o ya la conoces, sigue estos consejos:

1. Deja bien en claro los elementos para que este tipo de trabajo funcione: según el Instituto Tecnológico de Sonora, la comunicación debe ser concisa y todos los participantes deben aportar constructivamente, lo que evitará contratiempos futuros.

2. Organiza grupos colaborativos incluyentes y multidisciplinarios: apreciar la diversidad nutre el producto final. Como en el caso de la Oficina de Administración de Personal del Gobierno de los E.E.U.U., donde unir a personas de distintos departamentos y con profesiones muy variadas ha logrado que sus proyectos superen sus expectativas.

3. Asigna un rol para cada participante: si bien a la hora de contribuir con información existe una igualdad entre los colaboradores, esto no significa que no debe sistematizarse el tratamiento de los datos. Como lo comenta Karen Anderson, escritora y conferencista de Forbes, el punto clave de la eficiencia se da cuando todos aportan, pero cada uno sabe específicamente a qué dedicarse.

4. Y en caso de que haya problemas: ponerse todos de acuerdo en un equipo, no deja a éste exento de que surjan algunos contratiempos. Por tal motivo, la Universidad de Harvard propone algunas soluciones:

  • Para discusiones que parecieran no tener un sentido de utilidad, preguntar por fuentes de información o el objetivo de incluir el punto polémico dentro del proyecto.
  • Si por algún motivo hubiera colaboradores que quieren hacerlo todo o por el contrario, con cierta apatía, la mejor forma de tratar con ellos es asignarlos al área de conocimiento que dominan e invitarlos a gestionarla.
  • En caso de que algún participante presente una conducta tangencial, la solución de esto es tan sencilla como retomar la agenda del proyecto cuanto antes con ese integrante.
  • Quedar atorado en el algún punto es otro problema común. La solución recomendada es dar un tiempo para despejarse y retomar el trabajo buscando nuevas fuentes de información.

¿Por qué no dividir las tareas a realizar en diferentes porciones y comenzar a experimentar con esta nueva forma de trabajar? En la Industria Mexicana de Coca-Cola buscamos promover estilos de vida saludables, por lo que al laborar de una forma conjunta con tu equipo de trabajo se obtendrán mejores resultados y tendrás más tiempo de calidad para compartir con amigos y familiares alguna de las opciones de nuestro portafolio, en donde encontrarás empaques de Coca-Cola original con menos de 100 calorías, aguas y bebidas bajas o sin calorías.

¡Sé parte de una comunidad que va con las tendencias! Toma tu lugar en #YoMesubo y ayuda a construir un mejor futuro poniendo una porción de tu trabajo para llegar al México que todos queremos.