Cuando se trata de mantener un peso corporal adecuado, uno de los factores que hay que tomar en cuenta son las calorías que consumimos y las que gastamos; esto se logra con una dieta correcta combinada con actividad física.

Si se consumen más de las calorías que se gastan, se puede tener un desbalance energético, que según varios profesionales de la salud es una de las posibles causas que influyen en la ganancia de peso.

Para comprender mejor qué es el balance energético y algunos conceptos como dieta equilibrada, calorías y más sobre alimentación bien informada, platicamos con Claudia del Bosque, Gerente de Salud y Bienestar de Coca-Cola de México.

Primero lo primero: conceptos básicos

Claudia, ¿qué es balance energético?

“La relación que existe entre las calorías que se consumen y las que se gastan”, nos comenta Clau. Complementando, llamamos balance energético cuando la energía (calorías) que obtenemos a través de alimentos y bebidas es la misma que nuestro organismo gasta a través de la actividad física que realiza.

¿Qué son las calorías?

Caloría es un término usado comúnmente, que se refiere a la unidad científica ‘kilocaloría’ (kcal). Una medida alternativa es el ‘kilojoule’ (KJ), que se usa en algunos países. Al respecto Clau comenta, “las calorías son unidades de medición de energía, la energía la obtenemos a través de los alimentos y bebidas que consumimos específicamente de tres nutrimentos: hidratos de carbono, proteínas, las grasas o lípidos. Las vitaminas y minerales no proporcionan energía pero son nutrimentos importantes para las funciones metabólicas”.

  • Los hidratos de carbono aportan cuatro calorías (kcal) por gramo.

  • Las proteínas aportan cuatro calorías por gramo.

  • Las grasas o lípidos aportan nueve calorías por gramo.

Tu alimentación

Para elegir correctamente la combinación de alimentos y bebidas que consumimos para dar a nuestro organismo todo lo que necesita para su buen funcionamiento y disponer de energía, tenemos el Plato del Bien Comer, y si lo utilizamos correctamente podemos lograr un balance energético.

FUENTE: NOM-0434-SSA2-2005 Imagen cortesía: Secretaría de Salud

Para comprender su importancia, Clau que tiene su blog llamado En Equilibrio donde escribe sobre nutrición, hidratación, estilos de vida activos y saludables, nos comenta: “el Plato del Bien Comer es un esquema de orientación alimentaria que tenemos en México, avalado por la Secretaría de Salud (SSA), que agrupa los tres principales grupos de alimentos: verduras y frutas, cereales, y leguminosas y alimentos de origen animal. Sirve para mostrarle a la población que existen estos tres grupos y que en cada una de sus comidas principales: desayuno, comida y cena deben incluir por lo menos un alimento de los tres diferentes grupos y que debe haber una proporción entre los grupos de alimentos que se consumen”, nos dice.

        Grupo Verde: Verduras y frutas: Excelente fuente de vitaminas y minerales, fibra y agua. Las vitaminas y minerales son nutrimentos que regulan los procesos dentro de nuestro cuerpo. La fibra nos ayuda a tener una buena digestión y el agua de frutas y verduras a mantenernos hidratados.

        Grupo Amarillo: Cereales: Son la principal fuente de energía (hidratos de carbono) para el organismo. Como parte de este grupo están los cereales y sus derivados como el maíz -tortilla-, el trigo -pan, pasta, galletas-, el arroz y la avena pero también los tubérculos como la papa y el camote.

        Grupo Rojo: Leguminosas y Alimentos de origen animal: Fuente de material constructor o reconstructor, es decir, proteínas. Este grupo está formado por leguminosas -como frijol, haba, lenteja, garbanzo- y alimentos de origen animal como la carne, el pollo, el pescado, el huevo y la leche y sus derivados. La crema, mantequilla y tocino, por ejemplo, aunque son de origen animal no entran en este grupo porque tienen una mayor cantidad de grasa.

En movimiento

Para lograr el balance energético debemos gastar la misma energía (calorías) que consumimos en forma de alimentos. Es por eso que la actividad física juega un papel muy importante.

Claudia nos dice, “la actividad física es la manera en la que gastamos esas calorías que consumimos y es un componente muy importante del balance energético, los dos componentes del balance son: uno el consumo y el otro es el gasto. El ejercicio juega un papel fundamental porque en teoría deberíamos de estar gastando las mismas calorías que consumimos para mantener un peso adecuado. Si yo como más de lo que gasto, pues subo de peso, si como menos de lo que gasto entonces bajo de peso. Por eso estar en movimiento nos ayuda para tener el peso adecuado o bien en el caso de quien quiere bajar de peso nos ayuda a aumentar este gasto calórico”.

Balance Energético

¿Cuáles son las recomendaciones para comenzar una dieta adecuada?

“Primero debemos asesorarnos con un profesional, de preferencia un nutriólogo. Segundo, los cambios son poco a poco, hay gente que piensa que bajar en un mes 10 kilos es fácil, y yo siempre les digo: ‘¿cuánto tiempo te tardaste en subirlos?’ Pues calcula que ese mismo tiempo transcurrirá para que los pierdas. Otros factores fundamentales son:

  • Cuidar no poner en riesgo nuestra salud, por eso es importante tomar en cuenta que la dieta que nos prescriban tenga por lo menos 1000 calorías para no comprometer la salud. Esto es porque si tiene menos calorías, puede afectarnos.
  • Huir de todas esas dietas que supriman o prohiban algún grupo de alimentos. Todo los alimentos y bebida tienen lugar en una dieta correcta.
  • El siguiente foco rojo para decir NO a una dieta es aquella que prometa perder más de medio kilo a la semana, lo normal es medio kilo en ese período de tiempo, no más.
  • Si te recomiendan suplementos vitamínicos algo no está bien, porque no es una dieta equilibrada.
  • A menos que haya obesidad u orden médica: evitar medicamentos para bajar de peso”.

Hidratación

Para Claudia del Bosque, la hidratación es muy importante y todas la bebidas hidratan. Al igual que la dieta, este proceso debe brindar un placer sensorial, para ello es básico tener varias opciones.

“El sabor en las bebidas facilita el consumo de líquidos favoreciendo la hidratación correcta, dependiendo de nuestro estilo de vida podemos elegir, existen bebidas con y sin calorías. Coca-Cola tiene una gran oferta de productos, con un portafolio muy amplio con refrescos, agua, jugos, néctares, bebidas con jugo de frutas, leche, té y café. Hay diversas opciones para diferentes estilos de vida Contamos con diferentes tamaños de porciones y con opciones regulares, reducidas en calorías o sin calorías. Por ejemplo, si te gusta la Coca-Cola regular, tenemos diversas opciones como la minilata, la lean can o la de 355 ml. El punto es que al brindar diversas opciones, tanto de contenido calórico como de tamaños de porciones, brindamos dar al consumidor una amplia oferta de productos para que ellos elijan cuáles van con su estilo de vida”, dice Claudia.

Recomendaciones para tener una mejor salud:

  • Hacer 30 minutos diarios de actividad física
  • Llevar una correcta hidratación
  • Seguir una dieta correcta: permite incluir todos los alimentos y bebidas dependiendo de las necesidades con las proporciones adecuadas, teniendo en cuenta la asesoría profesional.

De hábitos y propósitos para 2016



El 27 de enero es el Día del Nutriólogo, y en Coca-Cola Journey reconocemos la labor de estos profesionales de la salud, que como Claudia del Bosque, se comprometen compartiendo información de interés con sustento para ayudar a las personas.

Sobre el 2016, Clau nos cuenta qué propósitos tiene para mejorar su alimentación y que sin dudarlo podemos tomar en cuenta:

1.- Seguir con mis hábitos arraigados como no salir de mi casa sin desayunar o llegar al trabajo y hacerlo, es básico no brincarnos esta comida. 2.- Aumentar mi consumo de líquidos, la recomendación para mujeres en México es aproximadamente tres litros: que incluye alimentos y bebidas. 3.- Haré mis tres comidas y dos colaciones, sólo hago una, así que en 2016 incluiré la segunda”, nos dice Claudia muy convencida esperando que todos tomemos en cuenta estos compromisos que con constancia se tornan en beneficios a largo plazo.

¿Sabías qué? Toma 21 días para que una persona genere un hábito.

Claudia dice que los hábitos se van adquiriendo y trabajando. “Se forman entre los 1 a 5 años, después transformarlos o cambiarlos es mucho más difícil, por eso el tema de los 21 días. Al hablar de poner a alguien a dieta, hay que empezar paso a paso. Se recomienda antes de comenzar, que una persona haga 21 días de ejercicio y después comience la dieta. Los cambios tienen que ser poco a poco para que sean sustanciosos”, concluye nuestra nutrióloga, mamá y cat lover, que nos recuerda constantemente que una alimentación correcta y estilo de vida activo son las claves del equilibrio.