Una de las metas que todos tenemos es adoptar un estilo de vida saludable, con una dieta correcta que nos permita alcanzar nuestro peso ideal; sin embargo, tenemos que aceptar que muchas veces quisiéramos que todo fuera más fácil, que existiera una “píldora mágica” que nos permitiera comer lo que quisiéramos sin la necesidad de hacer ejercicio para alcanzar un balance energético. Pero seamos realistas, para lograr un objetivo es necesario esforzamos un poco y consumir alimentos con moderación.

En muchos medios impresos y electrónicos existen dietas que podrías estar contemplando seguir y que probablemente te ayuden a perder algo de peso pero, ¿sabes si son seguras? Lo más recomendable siempre es acudir con un especialista en nutrición que te ofrezca una guía en tu camino hacia el bienestar. Los nutriólogos ajustarán tu alimentación y porciones según tus necesidades, de manera que poco a poco alcances el objetivo.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola queremos impulsar estilos de vida saludables y, por ello, te ofrecemos en nuestro portafolio de productos opciones con porciones menores a 100 calorías que podrás incluir a tu alimentación; además, en él encontrarás desde agua, hasta bebidas bajas o sin calorías. Adopta un estilo de vida saludable, cuenta con la guía de un especialista en nutrición y elige lo que mejor se adapte a tu estilo de vida.

¿Por qué acudir al nutriólogo?

No existe ninguna dieta que, en un corto lapso de tiempo, nos haga bajar muy rápido de peso de manera saludable y que, además, pueda ser sostenible. Ahora, una vez alcanzado el peso ideal es importante seguir comiendo correctamente, así que es mejor aprender a cambiar los hábitos desde un principio. De acuerdo a la Asociación Americana de Dietética (ADA ,por sus siglas en inglés), es preferible bajar de peso gradualmente, pero modificando al mismo tiempo los hábitos de alimentación. Esto es lo que, posteriormente, nos permitirá lograr un mantenimiento exitoso.

Por tal motivo, es recomendable acudir al  nutriólogo para que sea éste quien te evalúe y, después de saber tus necesidades, realice un plan de alimentación correcto y personalizado, tomando en cuenta tu edad, peso, estado de salud, composición corporal, nivel de actividad física, horarios de comidas y preferencias de alimentos. ¡Verás que puedes comer rico y cuidarte al mismo tiempo!

Hay que decir que un especialista en nutrición no solamente te puede ayudar a bajar de peso, sino también a mantenerte saludable, prevenir enfermedades o controlarlas (dependiendo el caso), rendir mejor en todas tus actividades a lo largo del día y, además, evitar problemas gastrointestinales como gastritis y colitis. La pregunta aquí es: ¿cómo elegir adecuadamente a un nutriólogo?

Lo que debes tomar en cuenta para elegir a un especialista

Son varios los factores que debes considerar a la hora de tomar una decisión, por lo que te ofrecemos una guía para hacerlo adecuadamente:

Te dedica el tiempo necesario: una consulta de primera vez debe durar mínimo de 45 minutos a una hora. Esto es para que el especialista pueda conocerte, saber cuáles son tus hábitos, qué alimentos te gustan, qué te cuesta trabajo y cuál es tu estado físico. Después de realizarte una evaluación de la composición corporal, determinarán juntos un objetivo. Te explicará correctamente cómo es una dieta correcta y, después, elaborarán entre los dos tu régimen alimenticio.

Tiene empatía: bien lo sabemos, si no nos cae bien un médico o sus actitudes, es más difícil que le hagamos caso. Lo mismo pasa con el nutriólogo. Tú serás el paciente, entonces él debe atenderte y darte un servicio agradable. Debes sentirte con la confianza de decirle lo que te costó trabajo de la dieta, lo que no te gustó y hasta los errores que cometiste.

Combina dieta con ejercicio: si un nutriólogo te dice que no puedes hacer ejercicio mientras sigues su plan de alimentación, es porque la dieta es demasiado baja en calorías y seguramente no aguantarás ni media hora de actividad física. Debes saber que éstas no son seguras; pues un buen plan de alimentación debe combinarse con ejercicio y el especialista debe orientarte.

Los objetivos que te pone son realistas: todos somos diferentes y cada cuerpo responde de distinta manera. El nutriólogo ayudará a convencerte de que no hay dietas mágicas y las metas que te ponga serán las que él sabe que puedes alcanzar.

Debe darle continuidad al tratamiento: no se trata únicamente de darte el plan de alimentación, de hecho, lo más importante será el seguimiento. Al inicio las consultas pueden ser cada dos o tres semanas y cuando ya estés más familiarizado con el tema, con una vez al mes será suficiente. Incluso en la etapa de mantenimiento, puedes seguir visitandolo dos o tres veces al año.

Si un nutriólogo te llega a ofrecer resultados rápidos a través de una dieta extremadamente restrictiva, elimina del plan algún grupo de alimentos, te recomienda pastillas para bajar de peso o controlar el apetito y no cuenta con las certificaciones que lo acreditan como especialista, será mejor que busques a alguien más.

Ahora que te has decidido a adoptar un estilo de vida saludable, únete  a una comunidad que se cuida con la ayuda de especialistas que buscan tu bienestar. Sé parte de la construcción del México que todos queremos, comenzando por tu bienestar y con ayuda de #YoMeSubo.