Por: Alan Estrada

En mis videos, la gente me ve comer, ¡y me ve comer mucho! Hubo incluso una seguidora que me escribió contándome que su mamá no me ubicaba como el chico que viaja, sino como el que se la pasa comiendo en YouTube. ¡Algo tiene de razón!

Me encanta comer y disfrutar de la gastronomía del mundo es una de las mejores cosas de viajar. La comida habla mucho de un país y nos demuestra que hay destinos que merecen la pena visitarse sólo para consentir al paladar.

Claro que la pregunta del millón: ¿cómo se le hace para comer rico, viajar y mantener un estilo de vida saludable? Creo firmemente que todo en la vida es la búsqueda del equilibrio. No es necesario privarse de nada, sino moderar todo. A veces es muy complicado mantener este estilo de vida mientras se recorre el mundo, pero no es imposible.

Esto es lo que yo hago...

Camino mucho: es la forma ideal para conocer cualquier ciudad, o para descubrir la naturaleza. En muchas ocasiones he llegado a recorrer hasta 35 kilómetros en un día. Cuando estás viajando ni se sienten. Saca el explorador que llevas dentro y camina, camina, camina. La sensación de gastar las suelas de tus zapatos en lugares increíbles te encantarán.

Cuido las porciones: en la medida de lo posible, trato de cuidar las porciones. Por ejemplo, consumo Coca-Cola original en el empaque pequeño de 99 calorías. Pero si busco opciones sin aporte energético, me encantan la Coca-Cola Light y la Coca-Cola Zero. Así es como trato de buscar porciones más pequeñas u opciones de hidratación que me ayudan a no desperdiciar nada y a mantener un estilo de vida saludable. Si en alguna comida me excedo, la equilibro con la cena o viceversa.

Uso las apps: hay muchas aplicaciones como Mammoth Hunters o la de Salud de Apple que pueden ayudarte. La primera te ofrece rutinas diarias de ejercicio, muy sencillas y que puedes hacer en cualquier parte, ¡algunas toman sólo siete minutos! Con la segunda opción mido mis pasos y mantengo un récord de lo que he caminado.

Reuso y reciclo: cuando viajamos no siempre ponemos atención a esto, pero es importante y más fácil de lo que parece. Reusar la bolsas de plástico para separar la ropa de tu maleta, no desperdiciar los jabones del hotel, cuidar la electricidad y no tirar basura, son pequeños detalles que nos ayudan a cuidar el medio ambiente y ser turistas responsables.

Exploro: no es necesario viajar miles de kilómetros para descubrir nuevos lugares. Ve a una colonia nueva, visita un museo de tu ciudad o pasa la tarde en un parque. Explorar sitios nuevos ayuda muchísimo a renovar los pensamientos y mantener una actitud positiva que nos ayudará para el equilibrio que buscamos.

Ahora, a explorar y buscar el equilibrio mientras viajas con estos tips que espero te sean de ayuda y te inspiren a sumarte a una comunidad que no se queda quieta, porque siempre quiere ir más allá, hasta donde el horizonte termina.