El calor del verano nos motiva a refrescarnos y por esa razón las actividades acuáticas son muy populares en esta temporada y es que, además de ayudarnos a bajar nuestra temperatura y pasar un buen rato, éstas ofrecen varios beneficios más a quienes las practican. De hecho, es son una refrescante manera de incluir el ejercicio como parte de un estilo de vida saludable.

No es casualidad que la natación sea considerada el ejercicio perfecto para realizarlo a cualquier edad; la razón es que además de funcionar como un entrenamiento aeróbico, no tiene ningún impacto que pueda perjudicar las articulaciones, tal como se asegura en “Why Swimming Is So Good for You” (Porqué nadar es muy bueno para ti), publicación de Berkeley Wellness, página de la Escuela Pública de Salud de la Universidad de Berkeley, California.

Asimismo, se indica que para aumentar la capacidad cardiovascular y pulmonar la mejor opción es nadar de 20 a 40 minutos, manteniendo un ritmo constante, no obstante, recomienda a los principiantes iniciar poco a poco y descansar entre cada vuelta.

De igual manera, Berkeley Wellness menciona que otro factor en que la natación nos favorece es que gracias a la resistencia proporcionada por el agua, la cual podría ayudarnos a desarrollar los músculos.

Por su parte, el U.S. Department of Health and Human Services (Departamento Estadounidense de Salud y Servicios Humanos) señala en su “Physical Activity Guidelines for Americans” (Guía de actividad física para los estadounidenses) que con nadar dos horas y media a la semana se puede disminuir el riesgo de enfermedades crónicas.

En cuanto a mantenerse en forma, con una hora de ejercicio acuático se podrían gastar hasta 500 calorías (dependiendo de las características de cada persona), según Mat Luebbers, experto en natación, quien también aconseja este deporte a los que buscan perder grasa corporal. Sin embargo, advierte que para lograr de manera exitosa este objetivo, se deben utilizar más calorías durante la actividad física que las que se consumen en cada comida, y esto se tiene que hacer a través del equilibrio energético.

Y si buscas fortalecer tus piernas, abdomen, hombros y brazos, el surf es lo que necesitas; ya que también es un gran ejercicio para el corazón, como se indica en el Better Health Channel.

Pero no todo los beneficios de las actividades acuáticas son físicos; un estudio del Griffith Institute of Educational Research de Australia, sugiere que los niños que toman clases de natación a una edad temprana desarrollan su capacidades cognitivas y físicas mucho antes y mejor que quienes no ejecutan dicha práctica.

Aunado a esto, James S Thornton, miembro del U.S. Masters Swimming; y articulista en Swimmer Magazine, escribe en su artículo “"Staying Happy?” (¿Permaneces feliz?) sobre cómo la natación contrarresta el estrés, la ansiedad y la depresión debido a la liberación de endorfinas; además de mencionar la relajación muscular en el agua.

Inclusive Coquillard argumenta que la natación, debido a su carácter repetitivo, puede resultar meditativa, lo que es ideal para las personas que viven continuamente estresadas, mismo efecto que tiene el buceo de acuerdo con una investigación del Dr. John Carton, profesor de psicología y director de la división de Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Oglethorpe, Atlanta.

¿Te gusta la natación, el esquí acuático o el buceo? Elige la actividad acuática que más se adapte a tu estilo de vida y ponte en movimiento este verano. Aunque pasarás algo de tiempo en contacto con el agua, es importante que te mantengas bien hidratado. Revisa nuestra Guía de Hidratación y evita la pérdida de líquidos mientras te ejercitas.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola queremos que adoptes un estilo de vida activo, por ello apoyamos programas como Ponte al 100, que procura ofrecer a quienes se inscriban al mismo, recomendaciones de actividad física y alimentación correcta personalizada para cada persona.

Ahora si lo tuyo no es zambullirte, no te preocupes, siempre puedes tomar lecciones para comenzar a sentirte como pez en el agua, o bien optar por otras alternativas como: caminar, correr, o realizar movimientos aeróbicos dentro de una alberca. Adopta un estilo de vida saludable y únete a una comunidad que no se queda quieta, con #YoMeSubo.

Ahora sí… ¡Al agua patos!