¿Te encuentras leyendo esto en un horario laboral? Bueno, tal vez quieras levantarte de tu asiento mientras disfrutas de este texto. Esta simple acción podría ser el primer paso para acercarte a una vida más activa. Permanecer sentado las ocho horas que pasas en la oficina podría no ser bueno para quienes están decididos a adoptar un estilo de vida saludable.

De acuerdo con un estudio de The Lancet Public Health, la falta de movimiento está fuertemente relacionada con el incremento de mortalidad, cáncer de colon, pecho y colorectal. Esto sin mencionar los problemas de sobrepeso, presión arterial alta y dolores recurrentes en el cuerpo.

El British Journal of Sports Medicine asegura que las personas que permanecen sentadas durante periodos prolongados de tiempo tienen un mayor riesgo de presentar enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud crónicos. Esto contrario a aquellas personas que realizan ejercicio moderado como utilizar las escaleras, caminar en su hora de comida y transportarse en bicicleta, entre otros.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola buscamos impulsar estilos de vida saludables y activos, aunque también sabemos que en ocasiones es difícil llevar una rutina de ejercicios de manera regular, por ello apoyamos programas como Ponte al 100, que realiza pruebas de rendimiento, psicopedagógicas y factores morfológicos a las personas que se inscriben al mismo, con el fin de obtener un diagnóstico que permite conocer su estado de salud actual con el objetivo de ofrecerles una recomendación de alimentación y de ejercicio personalizada.

Y bueno, tal vez algunas pequeñas acciones dentro de la oficina puedan ser lo que detone tu decisión por adoptar un estilo de vida más activo. Por ejemplo, la Doctora Genevieve Healy, miembro de la organización australiana Just Stand (Sólo párate), indica que nos hemos vuelto tan sedentarios que 30 minutos al día en el gimnasio no contrarrestan los efectos perjudiciales de ocho, nueve ó 10 horas de estar sentado.

Aunque vivas un agitado y apretado ritmo de vida que te impide despegarte de tu lugar, es momento de que tomes una decisión que podría encaminarte hacia el bienestar: ¡Súbete al movimiento!

¡Es tiempo de moverte!

Sabemos que será imposible que te pongas a correr o hagas toda una rutina de ejercicio en el trabajo, por eso te recomendamos algunos de los consejos de James Levine, autor del libro ‘Move a little, lose a lot’ (Moverse un poco, perder mucho), que recomienda ponerse de pie y hacer estiramientos durante 10 minutos cada hora.

“Actúa como si fuera 1985, si tienes una pregunta en lugar de mandar un e-mail, ve con tu compañero ”, sugiere Levine.

Por su parte el British Journal of Sports Medicine indica que lo mejor que puedes hacer es alternar tu postura y dedicar un total de dos horas diarias a actividades que te obliguen a estar de pie. Así que si puedes, aléjate de tu escritorio y ¡levántate!

Otros de los ejercicios que puedes poner en práctica son:

1. Sube escaleras: esta es una actividad cardiovascular que te podría ayudar a llevar un estilo de vida más saludable, gastar algunas calorías y llenarte de energía.

2. Usa las piernas: aprovecha cada ocasión para caminar, podrías realizar todos tus trayectos cortos así: anda a sacar copias, ir por el café y a la tiendita por el producto Coca-Cola que mejor se adapte a tu estilo de vida.

3. Estaciona lejos tu auto: si llegas en vehículo a tu trabajo elige un sitio a una distancia que te invite a caminar cinco minutos, al menos. Por el contrario, cuando uses el transporte público, puedes caminar hasta la parada y si estás de ánimo, bajarte una estación antes y recorrer un trayecto más largo.

4. Cambia tu silla: al usar una en posición vertical sin reposabrazos te verás obligado a sentarte con la espalda recta, ello podría mejorar tu postura. Ahora, otra opción es emplear una pelota grande para hacer Pilates, pero no te preocupes, sólo es para que te sientes en ella, hacerlo también podría permitir que tus músculos se fortalezcan y tu equilibrio mejore, todo ello, mientras sigues trabajando.

5. Ejercicios básicos: estírate de vez en cuando puede ayudar a tus músculos a mantenerse en buen estado; además, tus hombros, brazos, cuello, espalda y piernas te lo agradecerán. Otros ejercicios sencillos que puedes realizar en tu oficina (mientras nadie te ve) son: sentadillas y pequeños saltos que te ayuden a sacudir la pasividad.

Sé parte de una comunidad que no se queda quieta, adopta la actividad física como parte de un estilo de vida saludable y comienza a avanzar rumbo a un estado de bienestar. Convence a tus amigos y familiares de unirse a #YoMeSubo para realizar cambios de hábitos que pueden ayudar a mejorar algunos aspectos de sus vidas.

Actívate hasta cuando te encuentras en la oficina y sé parte del México saludable que todos queremos.