¿Sabías que las naranjas con que se hacen nuestros jugos Del Valle también te conectan con una increíble historia que te lleva a dar la vuelta al mundo? ¿No? Bueno, esto se debe a que éstas son originarias del sudeste asiático y se hicieron populares en la India antes que en cualquier otra región del mundo. La parte increíble comienza cuando te enteras que esta fruta es un híbrido surgido luego de mezclar toronjas y mandarinas. ¡Seguro no lo imaginabas!

Las naranjas llegaron a Europa luego de que hombres como Marco Polo trazaran rutas de comercio con Asia, poco antes del siglo XV. Lo curioso fue que casi de inmediato formaron parte de los cargamentos que cruzaron el océano Atlántico; de hecho, fue Cristóbal Colón quien transportó sus semillas en su segundo viaje al Nuevo Mundo. Por esa razón, los primeros en el América en probar su delicioso jugo fueron los habitantes de las islas del Caribe. Seguramente, igual que a ti, les pareció muy refrescante, ¿no crees?

Pero la historia no termina ahí. Otro explorador español famoso, Juan Ponce De León, fue el encargado de introducir las naranjas al continente, luego de descubrir Florida. El clima del lugar era ideal para cultivar esta fruta y poco a poco se adaptó y distribuyó al resto del territorio.

De esta manera, esta fruta encontró su lugar en el Nuevo Mundo y, por eso, hoy la podemos ver en huertas como Santa Sofía. Ellos la cosechan aplicando diferentes prácticas agrícolas y medioambientales para que nosotros podamos hacer tu Del Valle 100% jugo de naranja. Increíble, ¿no?

¡Todo está conectado!

Del Valle, sabe bien y lo hace bien