La Real Academia Española define la amistad como “afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”. Pero ojo, porque con el pasar del tiempo, este concepto ha cambiado.

Antes, para conocer verdaderamente a una persona se creía que era muy importante pasar tiempo con ella, pero ahora las redes sociales y los teléfonos móviles han hecho que la comunicación sea muy diferente.

Actualmente puedes conocer a alguien vía Internet, y que pasen meses o años sin verse en persona, formando un vínculo afectivo tan fuerte como si se vieran a diario.

Tan lejos y tan cerca

Con la llegada del teléfono, la comunicación se volvió más rápida y directa, Internet hizo que pudiéramos estar “junto” a alguien, aún a kilómetros de distancia.

Los teléfonos inteligentes y sus servicios de mensajería juegan un papel importantísimo en esta transformación, porque son herramientas que te dan la posibilidad no sólo de mantenerte en contacto escrito en tiempo real, sino también de enviar archivos de audio, videos y gifs para interactuar con la gente que quieres, no importa dónde se encuentren.

Pero sin duda, uno de los mayores cambios en la forma de relacionarnos ha sido a partir de la aparición de las redes sociales. Gracias a ellas se hizo posible compartir tus pensamientos, actividades e intereses con un grupo de gente que incluye a tus familiares, amigos, compañeros de escuela o trabajo y hasta simples conocidos.

A través de estas plataformas se creó una nueva manera de consumir información que comparte tu círculo social, interactuar con emoticonos, comentar lo que está sucediendo al momento y ver las experiencias que viven tus amigos, a través de sus propios ojos.

No todo es color de rosa

Sin embargo, debemos tener en cuenta que si bien estos avances ayudan a la comunicación, también la ha hecho mucho más impersonal y no deberían reemplazar el acercamiento físico.

Los expertos afirman que gracias a la comunicación cara a cara las personas pueden entender mejor las expresiones, las reacciones y formar un vínculo mucho más cercano que a través de la pantalla.

Por eso recuerda la importancia de compartir con tus seres queridos, afianzar ese vínculo de vez en cuando saliendo con tus amigos y crear momentos especiales que puedan recordar siempre.