No sólo te hace sentir bien, te ayuda a reducir el estrés y a mejorar la calidad de sueño, una publicación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, advierte que, a la larga, ejercitarse contribuye a reducir el riesgo de que se presenten enfermedades crónicas y sugiere a los adultos, por lo menos, hacer 150 minutos de ejercicio aeróbico moderado o 75 de actividad física intensa, a la semana. Además, también aconseja incorporar dos sesiones de entrenamiento para fortalecer los músculos en el mismo lapso.

Si bien para muchas personas beneficiarse del ejercicio resultan una motivación por sí misma, es común que otras comiencen entusiasmadas a practicar ejercicio porque quieren ponerse en forma, solo para abandonar su plan cuando no ven resultados pronto. Perder dicho empuje es más frecuente de lo que se piensa; para que no te ocurra, y a fin de que puedas incorporar el ejercicio a tu estilo de vida, te damos cinco formas de mantenerte motivado.

1. Identifica lo que te divierte: Es más probable que realices un programa de fitness si te encanta y se adapta a tus gustos; es decir, tal vez ejercitarte en un espacio cerrado no te agrada, entonces cambia el gimnasio por un parque; quizá los ejercicios repetitivos te aburren, prueba a tomar clases de baile, que además es bueno para el corazón. Detecta qué es lo que más te entusiasma, pero recuerda que la constancia es clave para ver resultados.

2. Establece objetivos realistas: Es más probable que logres correr o caminar vigorosamente durante 10 minutos tres veces a la semana que 30 minutos diarios, al menos al principio. Empieza de a poco e incrementa el tiempo/distancia conforme avances. El ejercicio no debería ser una actividad que realices cuando te sobre tiempo, sino formar parte de tu rutina.

3. Contrata a un entrenador personal: Si te falta motivación, pagarle a un experto puede ser lo que necesitas porque querrás sacarle el mayor provecho a tu dinero y, además, este especialista te ayudará a establecer un programa de acuerdo a tu estilo de vida,capacidad y necesidades. Si no cuentas con el presupuesto, ¿por qué no revisas si existe alguna aplicación móvil que pudiera ofrecerte este empuje?

4. Registra tus progresos: Llevar una bitácora de tu desempeño te dará una sensación de logro que te impulsará a seguir adelante. Coloca el seguimiento a la vista y revisa tus éxitos cuando no sientas ganas de ejercitarte. Si esto ocurre, concéntrate en lo bien que te sentirás cuando hayas terminado tu sesión, en lugar de buscar la razón por la cual no quieres entrenar.

5. Recompensa tu esfuerzo: Celebra cuando hayas alcanzado una meta por pequeña que sea. Si durante una semana cumpliste con tu cuota de actividad física, consiéntete con algo que disfrutes. Ir al cine, tal vez, o un masaje. Los expertos de la Universidad de Harvard sugieren no perder el sentido de realización que se obtiene al alcanzar un objetivo, como lo es llevar un estilo de vida saludable incorporando el ejercicio a tu rutina, pues aseguran que eso te hará sentir más motivado con el tiempo.

Para que estas sugerencias te ayuden a mantenerte en movimiento, es conveniente complementarlas con una alimentación correcta y, sobre todo, conservarte bien hidratado. Te invitamos a consultar nuestra Guía de Hidratación para saber qué cantidad de agua debes beber de acuerdo a tus características y necesidades.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola impulsamos estilos de vida saludables y por ello queremos que te mantengas motivado con tu rutina de ejercicio. Además, apoyamos programas como “Ponte al 100”, que realizan pruebas de rendimiento, psicopedagógicas y factores morfológicos, con el fin de obtener un diagnóstico que permite crear una recomendación de alimentación y de ejercicio personalizada para las personas que se sumen.

Mantén tu motivación por realizar todo tipo de actividad física y únete a una comunidad que no se queda quieta. Comparte tu amor por el ejercicio a través del HT #YoMeSubo a través de Twitter y convence a más gente a ser parte del México que todos queremos.