México cuenta con una gran cantidad de maravillas naturales, zonas arqueológicas, joyas arquitectónicas, destinos cargados de historia, tradición y cultura, en donde, además, se ha desarrollado una gastronomía única que ahora forma parte del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. El deslumbrante atractivo de estos lugares te enamorará y hará que quieras volver una y otra vez.

Claro que para disfrutar al máximo tu viaje necesitarás calzado cómodo para realizar los recorridos sin problema y como la primavera nos ha traído una intensa ola de calor y el verano pinta para ser todavía más cálido, te recomendamos elegir una opción de nuestro portafolio para llevarla contigo. Recuerda que en prácticamente todo el país ofrecemos opciones sin calorías, incluyendo desde aguas hasta bebidas sin azúcar.

Por otro lado, ten en cuenta que cada uno de nosotros tiene diferentes requerimientos de líquidos y están determinados por nuestras características físicas, las condiciones medioambientales y nuestra actividad. No dejes de revisar nuestra Guía de Hidratación.

1. Centro Histórico de la Ciudad de México

Ahí encontrarás edificios de incomparable belleza: los hay religiosos, como la Catedral Metropolitana que incluso dispone de tours por sus campanarios. Entre los históricos destaca Palacio Nacional, que alberga los murales en los que Diego Rivera sintetiza la historia de México, desde sus orígenes prehispánicos, hasta la tercera década del Siglo XX. El Palacio Postal es una de esas joyas arquitectónicas que te quitan el aliento por su diseño. Lo mismo ocurre al admirar el Palacio de Bellas Artes, que con regularidad ofrece espectáculos artísticos de muy alta calidad. Otra de las características de la zona es que está llena de museos, como el del Templo Mayor, el Museo Nacional de Arte (MUNAL), el Franz Mayer y el de Memoria y Tolerancia. Sin duda necesitarás más de un día para disfrutar de los atractivos de esta zona.

2. Xochimilco

Al sur de la Ciudad de México se encuentra Xochimilco, cuyo lago dividido por una serie de canales navegables es posible conocer a bordo de una de las coloridas trajineras que ofrecen recorridos turísticos. A lo largo del paseo por las riberas y alrededores encontrarás antojitos típicos para saborear, al tiempo que escuchas música de mariachi o marimba que dará un toque especial a la travesía. Se le nombró el lugar de los jardines flotantes debido a que en una época sus chinampas estaban llenas de flores y con ellas se adornaban las embarcaciones tres veces por semana.

3. Castillo de Chapultepec

Es el único castillo real en América. En la actualidad funciona como museo y alberga seis colecciones: numismática (con una gran cantidad de monedas que cuentan la historia de México), documental, mobiliaria (te encantarán las piezas que Maximiliano y Carlota poseían cuando lo habitaron), tecnológica, pictórica y de indumentaria. Además, desde sus jardines y explanadas podrás disfrutar de magníficas panorámicas de la ciudad, que apreciarás mejor con unos binoculares. ¡No olvides llevar tu cámara!

4. Teotihuacán, Estado de México

A 45 minutos de la Ciudad de México, esta monumental zona arqueológica es la que mayor número de visitantes recibe en el país. La llegada de la primavera (en el equinoccio) es uno de los eventos que más gente convoca, pues todos quieren cargarse de energía. Recorre las calzadas, sube a las pirámides y conoce la historia de una de las urbes más antiguas del país. No olvides ponerte una gorra, protector solar y llevar una bebida hidratante antes de emprender la caminata por este espectacular sitio.

5. Puerto Escondido, Oaxaca

Sus playas podrían satisfacer los gustos de cada viajero: Zicatela es ideal para surfear; si quieres subirte al movimiento y nadar, visita Puerto Angelito; a los niños les encanta Principal, por su oleaje suave. Bacocho es maravillosa para correr o caminar y en Carrizalillo podrás surfear, bucear y conocer la fauna marina. La irresistible transparencia de las aguas de Manzanillo hará que quieras sumergirte en ellas con un snorkel.

6. Huatulco, Oaxaca

La diversión y el descanso están garantizados por partes iguales, pues el hermoso conjunto de 9 bahías y 36 playas de este destino cuenta con una excelente infraestructura y servicios hoteleros de gran turismo y hasta de cinco estrellas; así como restaurantes, centros nocturnos, discotecas y un campo de golf, que te mantendrán en movimiento de día y de noche. Es fácil llegar por vía aérea, terrestre y marítima: a su muelle internacional de cruceros turísticos pueden arribar al mismo tiempo hasta cuatro embarcaciones de este tipo.

7. Oaxaca, Oaxaca

Esta ciudad cautiva a todos los visitantes por su grandeza cultural de tradiciones aún vivas, como La Guelaguetza, una de las fiestas más coloridas. ¡No puedes perdértela! Además, la magia de sus calles, la belleza de sus artesanías, la calidez de sus habitantes y la gastronomía típica es algo que desearás llevarte a casa. No dejes de visitar sus mercados y saborear un plato de mole negro con tortillas hechas a mano.

8. San Miguel de Allende, Guanajuato

Su arquitectura colonial, aunada al clima templado y las aguas termales que la rodean son algunos de los atractivos que hacen de ésta una ciudad muy popular. Aunque no es una ciudad pequeña, todo queda cerca, así que en pocas ocasiones necesitarás algún transporte motorizado. En el corazón de esas mágicas e intrincadas callejuelas hallarás la Parroquia de San Miguel Arcángel, una impresionante mole de cantera rosa que ya se ha convertido en el símbolo del lugar.

9. Los Cabos, Baja California Sur

Uno de los destinos de playa más hermosos y representativos de México. Es común la práctica del buceo, la pesca deportiva y los paseos en kayak, pero también te invitamos a recorrer sus tranquilas playas a pie y disfrutar sus inigualables atardeceres. Observar el arco durante el ocaso, sin duda, te estremecerá. Además, en invierno, es posible observar un fascinante fenómeno: el cortejo, procreación y alumbramiento de la ballena gris que llega desde Alaska al Mar de Cortés.

10. Acapulco, Guerrero

De día, esta bahía situada entre montañas y acantilados ofrece numerosas playas para dejarse besar por el sol y acariciar por la brisa marina. Ha sido el destino de las vacaciones familiares por excelencia para muchas generaciones por su cercanía a la Ciudad de México. El bloqueador solar es obligado. De noche, la diversidad de sus restaurantes y centros nocturnos la dotan de una efervescente vida para los noctámbulos que te mantendrá despierto hasta la madrugada.

11. Cañón del Sumidero, Chiapas

La espectacular vista desde lo alto del acantilado, de poco más de 1000 metros de altura sobre el nivel del agua, sobre el cauce del río Grijalva es sobrecogedora. Por su gran riqueza ecológica, el hábitat es cuna de monos araña, osos hormigueros, cocodrilos y hasta jaguares. Ha sido declarado sitio Ramsar, que significa que posee humedales de importancia internacional que deben ser protegidos. Recuerda llevar medicamento para contrarrestar el mareo.  

12. Palenque, Chiapas

Esta ciudad maya fue abandonada por sus habitantes hace cientos de años y la selva lacandona la devoró. Hoy, luego de haber sido descubierta en el siglo XVIII, se estima que apenas se ha explorado un dos por ciento de la superficie total que alcanzó en su apogeo. Destaca por su colección arquitectónica y escultórica y su gran valor arqueológico, gracias al descubrimiento de la tumba de Pakal el Grande, en 1952, bajo el Templo de las Inscripciones. Es imprescindible que lleves repelente de mosquitos.

13. Cancún, Quintana Roo

Esta franja de 23 kilómetros de playas de finísima arena blanca y aguas turquesa es uno de los paraísos terrenales más hermosos de México que atraen a miles de visitantes cada año. De hecho, la laguna Nichupté es hogar del segundo arrecife de coral más grande del mundo, por lo que podrás apreciar flora y fauna que difícilmente verás en otro lugar. Además, la zona hotelera de Cancún dispone de una gran variedad de restaurantes y sitios recreativos donde comer o ir a bailar.

14. Tulum, Quintana Roo

Las majestuosas ruinas arqueológicas mayas contiguas al mar, la reserva de la Biósfera de Sian Ka’an y el cenote Dos Ojos, con su sistema de cuevas subacuáticas que suman 61 kilómetros, hacen de este sitio un paraíso. La zona amurallada es una de las más bellas y con mayor afluencia turística. La vista del mar Caribe desde el Castillo te roba el aliento.   

15. Mérida, Yucatán

Fundada sobre los vestigios de una ciudad maya, alberga el segundo centro histórico más grande del país, justo detrás del de la Ciudad de México y conserva el encanto de su pasado colonial. Su mezcla contrastante de arquitectura, ruinas arqueológicas e intensa vida cultural cautiva a propios y extraños. Obligado el recorrido por Paseo Montejo, así como la visita a la Casa de Montejo y a la catedral, la más antigua de México.

Comparte estas maravillas (y las muchas otras que no están en esta lista), conecta con los viajeros del mundo y demuestra que somos un país cálido y amable con los visitantes.

Súbete a las ganas de adoptar y promover un estilo de vida saludable para llegar al México que todos queremos. ¡Únete a #YoMeSubo!