En el estado de Chiapas existe una espectacular formación geológica que tiene millones de años, hablamos del Cañón del Sumidero, una de las maravillas naturales más impactantes de México.

Sus imponentes paredes formadas por roca caliza alcanzan altitudes de hasta mil 200 metros y son dividas por el Río Grijalba, que nace en Guatemala, recorre la parte central de Chiapas y desemboca en el Golfo de México.

Decretado Parque Nacional desde 1980, en el Cañón del Sumidero habitan monos araña, cocodrilos de río, ocelotes, pumas yaguarundí, tepezcuintles, venados temazate y cola blanca, osos hormigueros y zopilotes rey, entre muchas otras especies, pero desafortunadamente varias de éstas se encuentran en peligro de extinción.

Dentro de este territorio de 217,9 km² hay registro de 24 tipos de reptiles, 12 tipos de plantas -igual número de peces-, cuatro clases de anfibios, 14 de mamíferos, 63 de insectos y 356 aves.

Por ello, este es un sitio que debe ser cuidado y preservado para que las siguientes generaciones se sigan maravillando.


Lamentablemente el Cañón del Sumidero ha sufrido deterioro, según la Secretaría de Protección Civil estatal y la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (CONANP), en temporada de lluvias se recogieron diariamente 56 toneladas de desechos en el Río Grijalva.

Al igual que los residuos en el río, la deforestación de la selva es otro problema que pone en peligro el equilibrio del ecosistema del Cañón, por lo que Fundación Coca-Cola, ha participado y promovido distintas acciones en beneficio de este espacio, siendo una de ellas la restauración de 150 hectáreas de laderas que habían sido invadidas e incendiadas.

El daño provocado en esta superficie, así como los desechos a cielo abierto en estos terrenos, contribuía a la generación de residuos sólidos que eventualmente llegan al cauce del río, ocasionando taponamientos en el mismo. Mediante estas medidas se contribuye a la recuperación del Grijalba y el resto de esta área protegida.

Y como la conservación de la vida silvestre es también una de las prioridades para Fundación Coca-Cola, de la mano con CONANP y la Asociación Civil Pronatura México, reintrodujeron al Cañón del Sumidero 12 monos araña.

Dicho acontecimiento resultó histórico ya que hace más de 50 años no existían ejemplares de mono araña en la pared poniente del Cañón.

Sin embargo, todavía falta mucho por hacer y así como Fundación Coca-Cola, tú también puedes aportar un granito de arena en el cuidado de estos sitios naturales que visites.