A una gran cantidad de mexicanos nos encantan los sabores dulces, ¿y cómo no sería así? Si estos se encuentran en buena parte de nuestros platillos para darles un toque diferente, más agradables al paladar. Sin embargo, para los que quieren reducir el azúcar de su alimentación, existen alternativas de elegir endulzantes que se dividen en dos grupos: los calóricos y los bajos en calorías o no calóricos.

De acuerdo con Instituto de Bebidas para la Salud y el Bienestar, los calóricos comprenden desde la fructosa y glucosa, hasta el azúcar de mesa, la melaza, la miel y jarabe de maíz. Igual que la mayoría de hidratos de carbono, contienen 4 calorías por gramo y su función principal es suministrar energía al cuerpo, especialmente al cerebro.

Por su parte, los sustitutos del azúcar bajos en calorías o no calóricos son cientos de veces más dulces que ésta, pero aportan mucha menos energía. Dentro de esta clasificación están el aspartame, la sucralosa, la sacarina y el acesulfame potásico (mejor conocido como acesulfame K) y son ideales para las personas que quieren tener un mejor control sobre las calorías.

Ahora, sobre el acesulfame K se ha dicho mucho y como lo utilizamos para endulzar nuestras opciones bajas o sin calorías, queremos explicarte qué es y por qué su consumo es seguro.

¿Qué es el acesulfame K?

Es un edulcorante sintético, es decir, un compuesto químico sin calorías, pero que proporciona la misma sensación de dulzor que el azúcar. Fue descubierto en Alemania en 1967 y casi siempre se utiliza junto con otros edulcorantes para intensificar el sabor dulce y evitar el amargo. Además soporta altas temperaturas, por lo que es apto para poder hornear distintos platillos o postres.

¡No contiene calorías!

Cuando consumimos algún producto con Acesulfame K, este se absorbe en el intestino delgado y posteriormente se elimina por la orina. No se metaboliza, por lo que no hay ninguna manera de que aporte energía en forma de calorías a nuestro cuerpo y todo esto pasa en menos de 24 horas.

Seguro de consumir

El acesulfame K ha sido probado en diversos estudios las décadas pasadas. Estos fueron realizados en animales, a largo plazo y sobrepasando las cantidades que cualquier ser humano podría consumir. No hubo ningún tipo de evidencia de desarrollo de enfermedades crónicas, ni tampoco se encontró relación entre su consumo y alteraciones en el metabolismo, dolores de cabeza, cambios de comportamiento ni alteraciones en procesos de aprendizaje.

Aprobado científicamente

Es un aditivo alimentario aprobado por la European Food Safety Authority (EFSA), la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos desde el año 2003 y, desde 1990, por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud en México (COFEPRIS).

El Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) es una entidad internacional de científicos que se reúnen desde 1956 para evaluar la inocuidad de los aditivos alimentarios. Con base en lo anterior, la ingesta diaria recomendada de acesulfame K es de 15 mg por cada kilo de peso corporal.

Como ves, puedes estar seguro de que en nuestros productos todos los endulzantes que utilizamos, como es el caso del acesulfame K, están aprobados por autoridades internacionales y nacionales, por lo que su uso es seguro. Coca-Cola Sin Azúcar tiene este ingrediente y ahora puedes elegirla si lo que quieres es cuidarte, ya que no tiene calorías.

En la Industria Mexicana de Coca-Cola nos comprometemos a que siempre tengas opciones bajas o sin calorías (que inician con envases de 235 mililitros) en nuestro portafolio de productos; así puedes escoger las bebidas que mejor se adapten a tu estilo de vida. Decide de manera informada y disfruta del sabor que más te gusta, siempre.

Ahora sí, ¿con cuál de nuestros productos acompañarás tu comida hoy?