En la Industria Mexicana de Coca-Cola cumplimos un compromiso constante con el medio ambiente. De seguro has escuchado sobre nuestras acciones para devolver a la naturaleza toda el agua que utilizamos en la elaboración de nuestros productos, o del programa de reforestación más grande del país; sin embargo, también cuidamos al planeta a través del manejo responsable de nuestros envases.

Un poco de historia

Fuimos pioneros en ese sentido, pues nuestra clásica botella de cristal fue hecha de este material con la finalidad de ser retornable.

Después, en 1923, llegaron los primeros six packs, para que pudieras disfrutar de nuestra refrescante bebida en casa y regresar los envases vacíos para que ser rellenados. Ya para 1978, el vidrio fue reemplazado con plástico, que podía pasar por ese mismo proceso sin riesgo de romperse.

1991 marcó un hito en el cuidado ambiental. Ese año por primera vez, se hicieron botellas de Coca-Cola con material reciclado. Además, en 1993 lanzamos nuestra primer botella de PET de 500ml.

Nuestras más recientes innovaciones

Desde el año 2000 hasta hoy, la botella Contour ha evolucionado para ser más amigable con la naturaleza, así, entre el 2000 y el 2007, se redujo la cantidad de cristal en la fabricación de todos los envases de esta presentación. De esta forma, se hizo más ligera, ahorrando más de 52,000 toneladas de vidrio.

Siempre en busca de la innovación, en el 2008 probamos con un nuevo diseño de aluminio. Esta nueva presentación incluso fue premiada en diversas competencias de diseño industrial, no sólo por su estética, sino también por su funcionalidad al conservar el líquido a una temperatura óptima.

En el 2010 llegó Plant Bottle, envase 100% reciclable fabricado con un 30% de material orgánico extraído de plantas con una huella de carbono 20% menor.

De la misma forma, este 2017, en The Coca-Cola Company se utiliza mucho menos plástico que antes: actualmente nuestras botellas pesan la mitad del volumen que tenían en 1994.

Nuestro compromiso con el medio ambiente es palpable. Al día de hoy, el 100% de todas nuestras presentaciones son enteramente reciclables. Además, viendo al futuro, nuestro objetivo global es utilizar al menos un 50% de plástico reciclado en nuestras botellas rumbo al 2020.

Mientras tanto, impulsamos acciones que incentivan el reciclaje de PET en México, ayudados por  nuestras plantas Petstar e IMER, cuya capacidad de procesamiento es de 85,000 toneladas de este material cada año, unas 4,000 millones de botellas, mismas que llenarían el Estadio Azteca 3 veces.

Te invitamos a que seas parte de nuestra cadena de reciclaje. Darle una nueva vida al PET de nuestros envases es muy fácil y con esas pequeñas acciones, ¡tú también harás la diferencia!