A lo largo de su historia, en Coca-Cola hemos producido ilustraciones asombrosas de la mano de grandes artistas. Esta vez queremos revisitar una imagen que fue particularmente popular en su momento y que sabemos recuerdas con cariño.

Se trata del llamado: ‘Barefoot Boy’, del artista Norman Rockwell, creado en 1931. Este grabado es uno de las más populares en la historia de la Compañía, al grado de haber sido exhibida en nuestra galería de arte y cultura pop, en Atlanta.

Para crearla, Rockwell se basó en el poema "The Barefoot Boy" y Danny Grant, un expresivo boy scout de 13 años, fungió como modelo. El impacto fue tal que se utilizó para un calendario que tuvo gran aceptación (se imprimieron más de 2 millones de copias) y fue distribuido con ayuda de los embotelladores por todo Estados Unidos.

De la misma manera en que las imágenes se hacen virales en la actualidad, esta ilustración se hizo famosa por elementos entrañables que destacan de ella: la franca sonrisa de quien disfruta de su Coca-Cola y un sándwich, mientras su perro lo observa. Un instante capturado en el tiempo con el que muchos de nosotros podemos vernos reflejados.

En la década de los 30, los ilustradores (aunque fueran famosos) no eran reconocidos como artistas y se consideraba que su trabajo no era tan valioso, por lo que muchas de sus obras se quedaron en las bodegas de los impresores o en las agencias para las que trabajaban. Pero con el paso del tiempo eso cambió y empezaron a ser vendidos como piezas de colección.

De hecho, en Coca-Cola nos hemos dado a la tarea de buscar tres obras originales que Rockwell hizo para la compañía a finales de los años 20 e inicios de los 30 del siglo pasado. Una se usó para otro calendario, mientras que las otras dos se destacaron en vallas publicitarias.

Este rastreo se ha hecho tan famoso que a esas obras se les conoce como “las desaparecidas de Rockwell” y tal es su importancia para Coca-Cola que en la Compañía hicimos el llamado a la colaboración de la gente por si alguien posee datos sobre los originales de estas ilustraciones.

¿Quién habría pensado que estas imágenes tendrían historias tan singulares? Ahora, si tú que nos lees tienes alguna pista de tan buscadas obras, contáctanos a través de Somos Coca-Cola en Facebook y Twitter.